Las llagas abiertas por la barbarie en Königsberg

Kalin

Los mapas cambian. Casi siempre son consecuencia de la barbarie, de la guerra, algunas olvidadas, otras todavía son lacerantes. Doloroso es el caso de Königsberg, hoy enclave ruso aislado, que tomó el nombre de Kaliningrado.

Pocas ciudades podían considerarse más alemanas: Kant nunca se movió de ella, y allí nacieron matemáticos de la talla de Hilbert o Goldbach.

Recordamos Königsberg porque si alguien quiere hacer el recorrido de sus puentes debe abandonar la empresa. Debemos limitarnos a recordar nostálgicos a Euler y su demostración de la imposibilidad ya que la estructura física de la ciudad ha transformado las islas, ignoramos si fue consecuencia de los bombardeos que acabaron con ella. Veamos en el mapa actual que de las dos islas solo queda una.

Como hoy se sienten los alemanes con Kaliningrado, se sienten los polacos con Low, y quizá los griegos con Alejandría o Siracusa, o los árabes con Córdoba, Toledo o Granada. Muchas veces la mejor matemática de una cultura no se ha hecho en su actual emplazamiento si es que persiste.

Euler, con la ayuda de los grafos, demostró que solo puede recorrerse sin volverse a pisar, un camino que tenga un máximo de dos vértices impares. El grafo de la antigua Königsberg tiene cuatro vértices, y los cuatro impares.

kon4

kon3

Una respuesta to “Las llagas abiertas por la barbarie en Königsberg”

  1. Teresa Cabarrush Says:

    ¡Que bonito artículo, Señor Requena!, ¿ cómo cambian las ciudades hasta de nombre pero no de espíritu, quizás?, a ellas va unida esos talentos que nacieron, que aportaraon a la Vida. Si, así es, las ciudades mudan como nuestras vidas, a veces por la barbarie del hombre, el veneno del alma no cambia en siglos…recuerdos de un pasado hecho presente en el corazón y en el pensamiento de quienes pisaron las calles de aquellas ciudades, a veces.

    Quizás lo que voy a decir es una incongruencia, pero hasta éstas tienen a veces su inexplicable explicación, no entiendo esto muy bien, no entiendo de matemáticas pero me encanta: ” Euler, con la ayuda de los grafos, demostró que solo puede recorrerse sin volverse a pisar, un camino que tenga un máximo de dos vértices impares”.

    Bellísimas explicaciones, Señor Requena como la hermosura de la Vida, como observar los pequeños detalles subimes del dia a día, ¿ será que perdernos entre matemáticas es buscarnos dentro de un cuadro a ver en qué lugar nos ha puesto el pintor?…a veces suena la melodía del alma puesta en las obras, así me parece este blog, dulce y encantador como los colores de las flores, el maestro Antón García Abril dice que la técnica musical se puede aprender¿ pero y la melodía?, eso es muy personal, ¿ se puede enseñar o aprender la melodía?.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: