Felipe IV de Pietro Tacca en Madrid

Felipe_IV

Una de las maravillas de Madrid es la estatua ecuestre de Felipe IV en bronce que debía presidir la entrada del Palacio Real y que se encuentra en la Plaza de Oriente sobre un pedestal tardío de la época de Isabel II. La altura hace que la escultura se engrandezca pero que se pierda su impresionante movimiento.

Contemplamos la primera estatua de bronce en la que el caballo se apoya sobre solo las patas traseras. En la pintura es fácil mostrar la grandeza de un caballo encabritado, pero la escultura requiere cumplir con las leyes de la mecánica. Parar al caballo y mantener el equilibrio es desafiar a la naturaleza. Con la ayuda matemática se conseguirá.

Los cálculos para la construcción se atribuyen a Galileo: con el peso del rabo y las patas traseras hay que compensar como en la palanca el peso del jinete y las patas delanteras.

El bronce fue fundido por Tacca en Italia (circa 1640) sobre un dibujo perdido de Velázquez o Rubens.

Una respuesta to “Felipe IV de Pietro Tacca en Madrid”

  1. Teresa Cabarrush Says:

    Si conociésemos más todos estos detalles como Usted los explica Señor Requena, más valor le daríamos a estos tesoros, por mi parte me encanta las esculturas, pero al desconocer todo lo que verdaderamente concierne a una obra nos perdernos el valorarla en su autenticidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: