Reales anamorfosis de Valladolid

Cuando en el Museo del Prado se realizó la exposición temporal sobre el retrato tuvimos la oportunidad de apreciar dos anamorfosis del emperador Carlos y su mujer Isabel de Portugal. En aquella ocasión las protecciones impedían apreciar la imagen con el ángulo adecuado.

Las dos anamorfosis anónimas –escuela alemana del siglo XVI- se encuentran de nuevo en su emplazamiento: la iglesia vallisoletana de San Miguel y San Julián, antes de la expulsión de los jesuitas fue de San Ignacio.

Los dos pequeños cuadros se exhiben en la sacristía de los jesuitas, uno a cada lado del nuevo altar. Están protegidos con vidrio, pero en sus marcos originales que tienen un agujero que dirige la visión para corregir la deformación de la imagen.

Popularmente los vallisoletanos llaman a los cuadros los peces espadas ante unas narices imperiales tan estilizadas.

2 comentarios to “Reales anamorfosis de Valladolid”

  1. Teresa Cabarrush Says:

    Cierta belleza acompaña a las anamorfosis.

  2. Teresa Cabarrush Says:

    Nada que ver con el nuevo canon de belleza tan grotesco de la actualidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: