La Crucifixión hipercúbica de Dalí en Nueva York

Al Museo Metropolitano de Nueva York llegó la Crucifixión de Dalí, el Corpus Hypercubus, el intento de pintor de Cadaqués de dar la réplica a su admirado Velázquez. Ni Dalí ni Goya con todo su valor pudieron con el barroco sevillano.

Si en la Última cena Dalí sitúa a Jesús en el dodecaedro celeste, en la crucifixión lo coloca en el desarrollo tridimensional de un hipercubo tetradimensional.

Dalí debió estar toda su vida lamentando su escasa dedicación a la matemática en sus años escolares. A partir de su contacto con los surrealistas convierte la matemática en fuente de inspiración: poliedros, razón áurea, caos, cuarta dimensión, paradojas ópticas, topología o anamorfosis forman parte del núcleo de su obra.

¿Es la  matemática en Dalí es un guiño más de su extravagancia? Es posible, la lectura de su interesantísima prosa, como los Secretos para pintar pueden inducirnos a pensar que se está burlando del lector informado. Quizá, pero su obsesión matemática es deliciosa.

Si se desea leer una presentación de Cincuenta secretos mágicos para pintar: SecretosDali

2 comentarios to “La Crucifixión hipercúbica de Dalí en Nueva York”

  1. jesus diaz Says:

    salvador dali era un genio del siglo 20

  2. Teresa Cabarrush Says:

    A Dalí le gustaba jugar con todo y todos, no está mal sobre todo se reía más de las personas ridículas, ¿ es juego todo en la vida?, una obsesión matemática, magnífico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: