El heptágono del studiolo de Urbino

El studiolo de Federico de Montefeltro en el palacio ducal de Urbino es una de las grandes joyas del Renacimiento. Sus brillantes pinturas y marqueterías ya han sido reseñadas, pero nos faltaba hablar de uno de los secretos del estudio, oculto en la parte interior de los armarios: el heptágono de Urbino, en realidad  una cinta sin fin incrustada en un tetradecágono regular.

Si deseamos hacer una estrella de catorce lados con una cinta continua vemos que es imposible, ya que catorce no es primo. La estrella de David de seis puntas es un ejemplo, son dos equiláteros ensamblados. El heptágono si admite una cinta continua, que es lo que vemos en el heptágono interior: una estrella de siete puntas. El diseñador resuelve el problema del paso a catorce mediante los siete pentágonos externos. ¡Impresionante diseño!

Es curioso constatar las pocas veces que aparecen heptágonos si tenemos en cuenta el carácter místico del siete (días de la semana, planetas, pecados, virtudes, etc.). Podríamos encontrar una explicación en que el heptágono no es construible exactamente con  regla y compás, pero es una razón que se desvanece cuando aproximamos el lado a la altura del equilátero que forma el radio de la circunferencia circunscrita: el error de aproximación es solo del dos por mil.

Una respuesta to “El heptágono del studiolo de Urbino”

  1. !impresionante!: …”una cinta sin fin incrustada en un tetradecágono regular.”… yo no lo hubiera apreciado sin tus gafas matemáticas. ! gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: