Retrato de los Arnolfini en la National Gallery

Plagada de simbolismo, esta composición de Jan Van Eyck fechada en 1434 constituye una excelente muestra del cambio de mentalidad del renacimiento, en el que se funden religiosidad, coleccionismo, espíritu científico y mercantilismo.

Sobre Los Arnolfini se ha escrito mucho. Hay quien incluso da por supuesto que van Eyck tuvo que utilizar la cámara oscura por su virtuosismo con la luz.

Lo que más nos interesa desde el punto de vista matemático es la imagen en el espejo convexo que se convierte en protagonista. El pintor se incluye en la escena con este artificio y lo pone en el centro mismo de la mirada. La nueva perspectiva matemática no solo consigue dar realismo a lo cotidiano, también crea una nueva atmósfera deformada que crea nuevas realidades virtuales.

El marco del espejo es un decágono. Alrededor del espejo están representadas diez de las catorce estaciones de la Pasión: Van Eyck perdió la ocasión de pintarnos un heptágono.

Un detalle numérico: la grafía del cuatro y el cinco fueron las últimas en alcanzar su forma moderna. En 1434 puede observarse que el número 4 no había girado 45º a la derecha y se parecía a un lazo.

Anuncios

3 comentarios to “Retrato de los Arnolfini en la National Gallery”

  1. Teresa Cabarrush Says:

    ¡Fantástico crear nuevas realidades virtuales!, ¿ qué objeto tenía el pintor de hacer tal cuestión?, ¿se refiere quizás a los nuevos cambios sociales y mentales de la època?.

    ¿ Cual es la importancia de haber pintado un heptágono en vez del decágono?

    Si es curioso la forma de los números,cuantos detalles tan espectaculares para disfrutar de ellos, si los conocieramos.

  2. angelrequena Says:

    El heptágono es el primer polígono regular que no se puede dibujar con regla y compás. No es corriente encontrarlos pese a la abundancia del siete: días de la semana, siete astros, siete virtudes, siete artes liberales,…
    Virtual es la imagen del espejo como reflejo deformado de la realidad.

  3. Teresa Cabarrush Says:

    Entonces nos encontramos con una excepción, son bienvenidas a veces las excepciones, que extraordinaria su explicación, Señor Requena, una preciosidad, el siete…, a veces pienso que vivimos en realidad en una imagen deformada de lo que debería ser real.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: