Arquímedes de Luca Giordano en Padua

El museo cívico de los Eremitani de Padua exhibe en la misma sala cuatro pinturas de Luca Giordano: tres filósofos matemáticos y otra del santo Job. Resulta interesante contemplarlos juntos porque salvo en el simbolismo de los accesorios no hay diferencias conceptuales. Entre el santo que vive con alegría la pobreza y los filósofos que desprecian el mundo hay una misma forma de entender la existencia.

La piedad barroca en su expresión plástica extrema se manifiesta en formas diversas como vanidades, macabrismos (tipo Valdés Leal), santos marginales y en estos sabios que van del éxtasis a la burla.

Luca Jordán toma de su maestro Ribera una temática dirigida a un nuevo público, más laico pero con sensibilidad plenamente barroca, que decora sus estudios o despachos con filósofos. Los símbolos matemáticos y el tenebrismo plástico son muy patentes.

El Arquímedes de Padua  se encuentra en plena contemplación de los cielos, en estado de inspiración, incluso podría pasar por un místico.

Jordán encontró un buen motivo comercial pues de su taller salen muchos filósofos. No me resisto a colocar más abajo otro de sus sabios que se encuentra en Senlis, al norte de París, que utiliza el mismo personaje: anciano huesudo, barba descuidada, nariz aguileña y pelo recogido. El francés trabaja con un manuscrito mientras el paduano lo hace con un globo. La figura de Senlis tiene menos fuerza por realizar solo un trabajo de la mente, mientras que el italiano está dotada de panteísmo cósmico. Me ha parecido muy sugerente la comparación de la misma figura en dos poses.

Anuncios

2 comentarios to “Arquímedes de Luca Giordano en Padua”

  1. No creo que haya burla en la manera de representar los filósofos.
    El utilizar como modelos para santos, filósofos o incluso personajes mitológicos y alegorías, a gente sacada del pueblo, especialmente de los estratos inferiores de la sociedad, excluidos, indigentes…., es un tendencia artística que inaugura Caravaggio y que va a ser seguida con entusiasmo por otros pintores que la van a desarrollar plenamente, como Ribera, del que ya has puesto varios ejemplos. Los ecos de esta manera de representación llegan hasta Rembrandt. Su calidad, no sólo plástica, depende del artista.
    Creo que resultan más interesantes estas representaciones que las academicistas con sus túnicas y coronas de laurel, aunque no dejan de sorprenderme la las de Ribera extremadamente naturalistas. Estos filósofos de Luca Giordano, son algo más refinados y con expresión más inteligente.

  2. La Burla, como sinónimo de la Risa, no es sino una deliciosa muestra del pensamiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: