Escuelas Julio del Campo en León

El año de 1917 fue el año que conmovió el mundo, el de la Revolución Rusa. No ajeno a esas convulsiones de regeneración social y desde valores humanistas, un autodidacta, un cantero enriquecido, decide construir algo que deje huella en su tranquila ciudad de León.

Julio del Campo -tras ganar dinero suficiente en la construcción- no permanece ajeno al espíritu regeneracionista que tiene a un leonés, Gumersindo de Azcarate, como paladín. ¿Cómo contribuir socialmente a la mejora de su mundo?¿Qué mejor mausoleo para su mujer y él? La respuesta es construir unas escuelas de la mejor manera que el sabe, de la mejor cantería tallada y con un programa icnográfico basado en la ilustración escolar.

Pocas veces el trabajo manual y el intelectual han estado tan unidos. Julio del Campo encuentra esa fusión coherente en el platero Juan de Arfe, hasta el punto de reproducir su libro en la fachada: los instrumentos matemáticos y los del cantero están unidos. Sabios, inventores, globos terráqueos o la referencia a Hermes forman parte de una construcción singular.

Números y letras son el icono de la enseñanza elemental en una sociedad todavía analfabeta: no pueden faltar en la fachada.

Las escuelas se localizan en la calle de su nombre, en pleno centro actual.

Siete siglos separan la vidriera de la Aritmética de la Catedral de la lista de números de la Escuela Julio del Campo, ambos proyectos forman parte de la lucha humana contra la barbarie.

2 comentarios to “Escuelas Julio del Campo en León”

  1. Teresa Cabarrush Says:

    La clave de la felicidad de este Señor estuvo en no permanecer ajeno a la sociedad, ¡ una maravilla de inquietud!, anda que hoy, los hay, sí pero pocos… ” Cómo contribuir socialmente a la mejora de su mundo?, preciosa pregunta, decía el pintor José María Sert algo así que nunca nadie se conformara con lo primero que le dijeran sino que fueran más allá en el pensamiento, en las preguntas.

    ¿ Eran personas inquietas de espíritu?, porque cultas lo eran. Un magnífico propósito el del Señor Julio, construir escuelas ilustradas con la mejor cantería…los canteros de catedrales, los contructores de obras aunque esta pueda ser pequeña no se refiere a la grandeza del edificio en concreto, quizás a la grandeza del objetivo a proyectar.

    La intelectualidad y la artesanía, deben ir unidas, es necesario, la importancia de las escuelas taller debe premiarse. Me pregunto ¿ qué queda en la mentalidad actual de esa otra mentalidad de los contructores de catedrales?, si existe alguna base en la actualidad o no queda, o no es la misma…no sé son preguntas que me vienen, a lo mejor son tonterías.

    La singularidad de las cosas llaman la atención, aunque depende tambien de la singularidad de la que se trate, por supuesto, pero no dejan de ser apasionantes quizás.

    No dejo de pensar que la Enseñanza actual no está bien, tantos cambios y nadie mira por la calidad, ¿ nadie quiere o desea ser Sabio , no? por lo que parece.

    En igualdad deben ir cogidos de las manos las letras y los números, no debe prevalecer por encima del otro ninguno de los dos. A mi personalmente me parece la igualdad de género la tontería mayor de la actualidad, debe existir igual número de hombres que de mujeres en los sitios ¿ y si no están preparados?, que más da que haya más mujeres u hombres en un lugar, lo que importa son las personas, ni el sexo ni la edad sino la preparación que tengan y adecuado a la función que deban desempeñar, digo yo…esta cuestión es de mentes pequeñas, creo con todos los respetos, a lo mejor estoy equivocada yo.

    ” Ambos proyectos forman parte de la lucha humana contra la barbarie.”, así debe ser, me pregunto si ¿ se puede cambiar la mentalidad de toda una sociedad?.

    Felicidades Señor Requena por tan precioso e interesantísimo artículo sobre este Gran Señor, y me pregunto…¿ quedará alguien así hoy en día…?, me suena como una melodía lejana, no sé porqué….

  2. Teresa Cabarrush Says:

    Acabo de descubrir a una escritora genial, Coral Coralina, dejo un poema suyo, una preciosidad. La Vida siempre se constituye por los mismos componentes, las modas no cambian son siempre las mismas en el fondo.

    Saber Vivir

    No sé… si la vida es corta

    o demasiado larga para nosotros.

    Mas sé que nada de lo que vivimos

    tiene sentido, si no tocamos el corazón

    de las personas.

    Muchas veces basta ser:

    regazo que acoge,

    brazo que envuelve,

    palabra que conforta,

    silencio que respeta,

    alegría que contagia,

    lágrima que corre,

    mirada que acaricia,

    deseo que sacia,

    amor que motiva.

    Y eso no es cosa de otro mundo,

    es lo que da sentido a la vida,

    es lo que hace que ella

    no sea ni corta, ni demasiado larga,

    sino que sea intensa,

    verdadera, pura…. mientras dure.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: