El San José matemático de Murillo en Budapest

La escuela sevillana del Siglo de Oro, que pudo producir un Velázquez, se completa con otros grandes como Zurbarán o Valdés Leal. Durante mucho tiempo he visto a Murillo como pintor académico, dulzón y sin gracia. Afortunadamente –hace muchos años- una exposición monográfica del Museo del Prado me permitió ver otro Murillo y quitarme prejuicios. Descubrí que en el sevillano se encuentra, de la forma más pura, el mismo impulso que mueve la novela picaresca y una sensibilidad (o quizá piedad) que emocionan profundamente.

El Museo de Bellas Artes de Budapest sorprende por su completa colección de pintura de la Escuela Española. Sin previa advertencia, uno no espera encontrar tanto y tan valioso.

En la capital húngara podemos contemplar una Sagrada Familia muy similar a la afamada del Pajarito. En lugar de pajarito, el niño Jesús juega con su primito Juan, mientras -en serena escena costumbrista- María y José trabajan en sus respectivos quehaceres.

Aparte de otros útiles, San José tiene en su mano un compás con lo que toma medidas para la ejecución de su trabajo de carpintero. La dimensión humana del santo se refleja en su concentración matemática para dar calidad a su trabajo.

3 comentarios to “El San José matemático de Murillo en Budapest”

  1. Como siempre interesante y oportuno. Muchas gracias.

  2. Tal vez Murillo, o algún pintor de su círculo, es el autor del cuadro con galileo en la cárcel y la frase “Eppur si muove” escrita en un muro de la celda. Yo no he podido ver dicho cuadro. ¿Alguien lo conoce?
    Escribí una entrada en mi blog ,EL DEVENIR DE LA CIENCIA, sobre este asunto: “Galileo, Murillo y Eppur si muove (historia probable de una frase célebre)”.

    Saludos.

  3. angelrequena Says:

    Me sumo a tu petición. Sería bueno conocer el cuadro. Un lienzo doblado ocultando la celebre frase, y redescubierto en el siglo XX, parece muy teatral. Soy de los que piensa que el “Eppur si muove” es poco creíble tanto delante de un tribunal o con atisbo de que se enterarán. La defensa del librepensamiento no necesita gestos arriesgados de ese tipo. Hasta Descartes, refugiado en los liberales Países Bajos ejerce cierta autocensura tras los acontecimientos.
    La atribución de la pintura al joven Murillo sería también muy dudosa. Me gustaría mucho que todo fuera verdad, que tras la purga inquisitorial del XVI de conversos y erasmistas quedará alguien dispuesto a tal osadía, aunque fuera por un encargo privado. La resistencia del arte en España -y no es poco- se vuelca en mostrar la miseria y la dura lucha por sobrevivir con espléndido naturalismo. ¡Ojalá encontremos el cuadro!
    Enhorabuena por El devenir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: