Los “mirones” de la Catedral de Viena

Anton Pilgram Viena

La Catedral de San Esteban de Viena admite múltiples relatos donde no pueden faltar los matemáticos o numerológicos: proporciones, medidas, relojes o representaciones. Entre todos los posibles nos quedamos en primer lugar con el geómetra mirón, los dos autorretratos del escultor y arquitecto renacentista moravo Anton Pilgram.

Pie de órgano R

La mirada que penetra, que va más allá, es la base donde se apoya la razón. ¿Lo ves? es lo que solemos decir a los alumnos en lugar de ¿lo comprendes? Los vieneses empezaron a llamar mirón a la figura que debajo del púlpito abría una ventana sin soltar su compás: un observador atento de la realidad que le rodea.

Durante mucho tiempo se atribuyó a Pilgram la autoría del púlpito gótico pero hoy se considera anterior. Lo que sí se debe al arquitecto es el gran píe del viejo órgano. Se considera que Pilgram se autorretrató en la base misma de apoyo de dicho píe con los atributos del geómetra, escuadra y compás, y del bonete universitario.

Mirón púlpito Viena R

La reproducción del bellísimo púlpito es de la misma figura que hay en el órgano. Antón Pilgram mirándolo todo y dispuesto a medirlo y calcularlo.

Anuncios

3 comentarios to “Los “mirones” de la Catedral de Viena”

  1. Qué bonito!! Es que los guiños del Arte tradicional son maravillosos.
    Un saludo.

  2. Teresa Cabarrush Says:

    Precioso ” Mirón”, tendremos que tomar nota de su actitud en la vida y ejercitarla. Inteligentes palabras y demuestra a los buenos profesores con la pregunta ¿ Lo ves ?, porque es verdad que la gran mayoría de personas sean o no profesores le decimos a los niños ¿ lo comprendes?.

    Es bueno mirar más allá para intentar acercarnos más a la vida, aunque a veces también debemos dejar de mirar en profundidad porque no llegamos a comprender algunas actitudes o cosas en la vida, quizás porque por mucho que forcemos esa mirada hasta lo más profundo, es tan hondo que no se puede visualizar nada más y la intuición te dice…abandona ya la mirada.

    La razón se apoya en esa mirada profunda, la razón es una luz del Conocimiento y la sinrazón representa la oscuridad y en andar perdido por el mundo, caos.

    Los mirones van desde el interior al exterior, viajan desde el desconocimiento al conocimiento, abren las ventanas, eran personas valientes en aquellos tiempos, supongo.

  3. Teresa Cabarrush Says:

    Sí que es precioso el púlpito, y la actitud de Antón Pilgram, muchos de ellos haría falta en estos tiempos, ” Antón Pilgram dispuesto a mirándolo todo y dispuesto a medirlo y calcularlo” hay que ser hombres de acción y no quedarnos en meras palabras. Gracias Señor Requena por tantos viajes y enseñanzas. Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: