El transcurrir del tiempo en Vendôme

La Plaza Vendôme de París es el centro del  lujo de la capital francesa. La provinciana ciudad de Vendôme, en la región del Loira y departamento de Blois, está cargada de historia: el tiempo fluye imparable.

Los condes de Vendôme terminaron entroncados en la Casa de Borbón y su Castillo nos lo recuerda. Un episodio de la vida de la ciudad es inseparable de la aspiración por la justicia y la igualdad de la humanidad: Graco Babeuf  fue juzgado y ajusticiado en 1797 en Vendôme. Babeuf representa en las ideas sociales los anhelos de verdadera igualdad: su Conspiración de los Iguales fue desbaratada antes de producirse y el preso fue trasladado desde París donde sus partidarios eran tantos que podría ser liberado.

El tiempo nos parece lo más significativo en Vendôme, incluso el tiempo pasa para el tiempo. Fuimos a la ciudad por ser la fachada de la Abadía de la Trinidad una joya del gótico flamígero y por sus deliciosas las misericordias de la sillería. El claustro prácticamente había sido destruido pero las arcadas habían sido aprovechadas.

El antiguo claustro conserva al menos ocho relojes solares, casi todos borrados, en los contrafuertes de la iglesia. Hay cuadrantes canónicos, declinantes y los redundantes que parecen servir para dar las horas itálicas y bohémicas.

El tiempo es borrado por el tiempo aunque se resista. El nuevo edificio construido sobre el antiguo claustro también tiene un cuadrante solar y una meridiana de orificio: también muy borrados pese a ser más recientes. La meridiana tiene analema.

Las bellas misericordias de la sillería del coro de la Trinidad se suman al devenir cíclico del tiempo. Gran parte representan los signos del zodiaco y las actividades vinculadas a los meses (siega, vendimia, etc.). La sillería fue desmontada y vendida, un sacerdote pudo rescatar unas cuantas. La colocación no responde a su localización original. Exponemos como bella muestra la misericordia de la matanza del cerdo.

2 comentarios to “El transcurrir del tiempo en Vendôme”

  1. ¡Que bello texto Estimado Señor Requena con un dulce pasar como si se tratase de un capítulo a otro sin perturbación alguna en el leer!. El tiempo no existe porque el Eterno Amor siempre ha estado y está presente, nunca nos abandonó precisamente por ” misericordia”, es un Amor Incondicional, más allá de Todo y de todos, ordenado, armónico y que además necesita su final amoroso, con márgenes en sus páginas. Así no es lo mismo unas matemáticas amorosas y armónicas que embellecen que las que no lo son, aunque sean matemáticas también, pero no son las mismas.

    Hermoso: ” Las bellas misericordias de la sillería del coro de la Trinidad “. Saludos.

  2. El lujo no es felicidad sino vaciedad y empobrecimiento del alma mientras la austeridad es plenitud de felicidad y sabiduría del alma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: