Archive for the Arqueología industrial Category

Cripta pentagonal (¡y más!) en Alhama de Granada

Posted in Arqueología industrial, España, Templo with tags on 16 abril 2020 by angelrequena

¡Ay de mi Alhama! es uno de los romances más recordados. La ciudad merece un buen paseo. La arcada de herradura de sus baños romano/árabes. Los altivos tajos con su conjunto harinero. La Fábrica La Purísima se muestra en disposición de volver a arrancar. Las mazmurras, los silos árabes. Fuentes, palacios, fortaleza, cárcel y pósito. Placa a Elen@ de Céspedes, cirujano transgénero inmortalizado por Cervantes en Zenotia. Elegir es difícil.

Nos fijamos en la Iglesia del Carmen; por su exterior destacan las dos capillas hexagonales pero en su interior podemos visitar la cripta que es pentagonal. Un prisma pentagonal soporta otro hexagonal. ¿Capricho arquitectónico?

La cripta forma parte de la visita guiada que organiza la Oficina de Turismo.

La medida en el “Museo de la Farmacia Hispana” de la Complutense

Posted in Arqueología industrial, Madrid, Museos with tags on 23 enero 2020 by angelrequena

El profesor Ramón Folch Andreu, catedrático de Historia de la Farmacia desde 1915, puso todo su empeño en recuperar el patrimonio farmacéutico hispano y emplazarlo en un lugar digno. Las colecciones fueron incrementándose y tras varios traslados se logra inaugurar el bello museo en 1951, ubicándolo en la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid.

La farmacia, como la química, aún antes de ser una disciplina moderna se basaba en proporciones: la medida era fundamental. Un museo dedicado al arte curativo contiene múltiples aparatos de medida: balanzas, ponderales, recipientes,…

Hasta cinco antiguas y deliciosas farmacias se han recuperado e incluso se ha recreado una andalusí.

Vemos como en la farmacia no faltan la balanza, el peso, la caja registradora y el reloj.

El museo muestra la historia tal como fue, incluyendo los remedios precientíficos como el cuerno del unicornio (narval) o la homeopatía. La visita se realiza previa reserva y dirigida por una entusiasta guía.

Destaco una pequeña balanza sevillana de 1826: si nos fijamos en las pesas se corresponden con las potencias de 2 (1/4, ½, 1, 2, 4, 8). Se trata de algo muy habitual y que muestra como la base 2 tiene amplia difusión desde los egipcios hasta la computadora moderna. Sabemos que la forma de optimizar el número de pesas son las potencias de 3 pero no he encontrado ninguna; es un buen ejercicio pero parece que con poca utilidad práctica.

Las minas de Almadén

Posted in Arqueología industrial, España, Minerales, Museos on 22 julio 2019 by angelrequena

Tras dos milenios de explotación del cinabrio (sulfuro de mercurio, SHg) las minas de Almadén y su comarca cerraron sus puertas en el año 2002. En el 2012 su candidatura a Patrimonio de la Humanidad es reconocida. La mina esta preparada para el acceso de visitantes que quieran conocer una ciudad cuyo nombre de etimología árabe lo dice todo: la mina.

El atractivo turístico no puede compensar económicamente la pérdida de la explotación pero ayuda, como también el mantenimiento de la Escuela de Minas fundada por Carlos III.

Durante su historia, los ingenieros mecánicos de las minas eran los matemáticos del rey. En Almadén dejó su huella Agustín de Betancourt, el gran ingeniero español vinculado a la fundación de la Escuela de Caminos y que termina su vida trabajando para el zar de Rusia. La extracción del agua que se filtraba y la mecanización de las minas fue uno de los mayores estímulos para el desarrollo tecnológoco. Bombas de fuego llamaba Betancourt a las maquinas de vapor. Un bonito ascensor movido por mulas forma parte del recorrido.

La visita al parque minero es guiada por las entrañas del mineral. El amalgamamiento con mercurio fue el sistema que se extendió las explotaciones de plata del Nuevo Mundo. El dios Mercurio fue el que regaló a Filología las doncellas Aritmética y Geometría según cuenta Marciano Capella.

La Plaza de Toros hexagonal y el Hospital de Mineros son inseparables complementos de la vista a la ciudad.

Noria y reloj solar en la “EXPO 2008” de Zaragoza

Posted in Arqueología industrial, España, Vía pública with tags on 11 abril 2019 by angelrequena

Zaragoza compitió para celebrar la Exposición Universal 2008 sobre El agua y el desarrollo sostenible. La capital aragonesa triunfó. Un meandro del río Ebro al oeste de la ciudad acogió la muestra.

Seleccionamos un remanso de paz de los restos de la exposición que se encuentra tras el edificio de la compañía Endesa. Se trata de la gran noria y del reloj solar ecuatorial y horizontal.

Como el gran gnomon de Vadorrey en el Parque de Oriente y otros artificios de Zaragoza, el cuadrante  de la ciudad del agua está diseñado por Juan Antonio Ros, escultor e ingeniero, un buen exponente de la mejor tradición de la ingeniería: los artificios han de ser prácticos y, además, bellos.

Los relojes solares han perdido gran parte de su primitiva utilidad tras la desaparición de la hora local pero conservan su valor didáctico y su encanto. El cuadrante de Ros es doble y permite mostrar las diferencias entre el ecuatorial y el horizontal. El gnomon es paralelo al eje de la Tierra: el llamado eje del mundo del sistema ptolomeico.

Cierta pena nos causa la noria, la gemidora callada. La noria primitiva fue construida por sirios venidos de Hama y era de madera, emulaba la tradición árabe con sus antiguos materiales. Hoy es un gran esqueleto metálico sin función. Con gran esfuerzo podemos rememorar la admiración de Don Quijote por las aceñas del Ebro.

En el Segura y el Cabriel siguen funcionando las viejas norias cuidadas por los regantes y suministrando el preciado liquido. No todo está perdido.

El embalse renacentista de Tibi

Posted in Arqueología industrial, España, Vía pública on 28 febrero 2019 by angelrequena

Entre las grandes obras de ingeniería del siglo XVI destaca el Embalse de Tibi sobre el río Monnegre. La ingeniería era parte de la matemática en la época y sus artífices solían ser conocidos como los matemáticos del rey.

La obra fue iniciada en 1580 y estuvieron a cargo del italiano Juan Bautista Antonelli y su sobrino. Juan de Herrera y posiblemente Juanelo Turriano colaboraron en el diseño.

Durante más  de dos siglo tuvo el honor de ser la presa más alta del mundo con sus 46 m de altura. Se trata de una impresionante construcción de sillares en arco, innovadora y precursora de las mejores presas modernas.

La presa fue restaurada en el siglo XVIII. Los dos puentes de bella factura y la ermita con escudo son de la Ilustración.

Una escalera parcialmente excavada en la roca permite superar el enorme desnivel y subir cómodamente hasta la ancha corona del embalse.

Si la visita se realiza en febrero nos encontraremos los almendros en flor en una zona de insuperable belleza natural. El río se llama Verde aguas arriba, Negro en la zona media y Seco en su desembocadura en El Campello.

Puente acueducto de Briare

Posted in Arqueología industrial, Francia, Vía pública on 30 agosto 2018 by angelrequena

El Loira es uno de los grandes ríos franceses pero su caudal resulta muy irregular. En consecuencia: la navegación no está garantizada. La forma de unir los canales de la margen derecha e izquierda sin estar sometidos a los vaivenes del río fue construir un puente acueducto de más de 600 metros de longitud.

El acueducto navegable de Briare es Patrimonio de la Humanidad con todo merecimiento. Estamos ante un puente de acero construido por la Sociedad Eiffel (entre otras) en 1896 y que está sostenido por 14 pilastras de piedra. La anchura del canal es de seis metros y la lámina de agua de 180 centímetros.

El acueducto sigue en uso tras ser reparado tras los daños de la segunda guerra mundial. ¡Los barcos circulan por encima del río!

Paseo matemático por el Quadrat de Mannheim

Posted in Alemania, Arqueología industrial, Vía pública with tags on 20 agosto 2018 by angelrequena

El viejo Mannheim fue reconstruido en el siglo XVIII para ser la residencia del elector del Palatinado. Se inició el periodo de esplendor de la ciudad. La Ilustración marca sus pautas y la ciudad se organiza en forma de cuadricula: el Quadrat, cada manzana corresponde a una posición cartesiana de letra y número.

La Plaza del Mercado conserva todavía las medidas tradicionales de 1711: el codo (elle) de 61 cm y el pie (fuß) de 31,4 cm. Las barras metálicas se encuentran en el lado izquierdo del Antiguo Ayuntamiento.

El símbolo de la ciudad es la impresionante torre del agua edificada en 1889: la Wasserwerk, una colosal estructura para depósito de presión.

Como las ciudades romanas, Mannheim tiene dos ejes perpendiculares que seccionan el Quadrat.