Archive for the Italia Category

Instrumentos matemáticos en el Museo del Bargello de Florencia

Posted in Instrumentos, Italia, Museos with tags on 1 noviembre 2018 by angelrequena

El viejo palacio medieval del Consejo de Justicia se suele visitar para disfrutar de la impresionante colección de escultura renacentista, en la que no faltan referencias matemáticas como la reseñada de Juan de Bolonia.

El Bargello alberga también una colección de instrumentos que debe contemplarse. Destacamos por su bella estampa y colorido un círculo astronómico firmado en París por Jacobus Chavvet Mathematicus facit Lutetiae annno salutis 1583. El doble visor y sus múltiples escalas dan muestra del nivel alcanzado.

Podemos encontrar astrolabios, cuadrantes, esferas armilares y relojes de distinto tipo. Nos fijamos por su variedad de orientaciones en las láminas de marfil de relojes solares de múltiples orientaciones. No solo el Museo Galileo ofrece la oportunidad de recrearse con el desarrollo científico que se va acompañado de la perfección técnica de los instrumentos.

Anuncios

Alegorías geométricas del Palazzo Doria Pamphilj de Roma

Posted in Iconología de las artes liberales, Museos, Pintura, Roma on 22 octubre 2018 by angelrequena

En una referencia anterior se ha destacado la deliciosa Alegoría del Cuadrivium de la Pinacoteca Doria Pamphilj. Conforme avanzamos hacia la lujosa galería porticada cubierta de frescos nos encontraremos algunas obras más de gran interés: el mosaico geométrico de la capilla, los frescos con alegorías astronómicas y la Alegoría del Aire de Jan Brueghel.

Entre los frescos de la Galería nos detenemos en la esquina dedicada a las Artes. En el centro domina una gran esfera armilar y a su lado una Alegoría de la Astronomía con un compás y que refuerza su referencia a la geometría con una pirámide.

No podemos descuidarnos en la observación de las pinturas. Los cuadros no parecen seguir ningún orden y en cualquier momento nos topamos con cosas de gran valor. Se trata de un palacio privado y habitado por sus propietarios que conocen la importancia de su colección y la localización. El visitante va de sorpresa en grata sorpresa. Eso ocurre con las cuatro alegorías de los elementos de Jan Brueghel.

La Alegoría del Aire utiliza instrumentos matemáticos como ilustración. La figura femenina porta una esfera armilar y en el suelo, rodeados de aves, podemos ver un astrolabio, un compás de proporción, un cuadrante y una ballestilla. Flandes fue desde mediados del siglo XVI un gran centro productor de instrumentos de precisión que además eran objetos de lujo: la pinturas de Brueghel lo ponen de manifiesto una y otra vez.

Un “Archimedes Geometres” en Roma

Posted in Instrumentos, Museos, Objetos cotidianos, Roma on 11 octubre 2018 by angelrequena

El Museo Nacional Romano consta de cuatro ubicaciones en Roma. La mayor instalación se encuentra en las antiguas Termas de Diocleciano, que incluyen el conjunto monástico anexo con su espléndido claustro michelangesco.

El Museo de las Termas nos ofrece muestras de la vida cotidiana en infinidad de objetos. Nos llamó la tención la sencilla estela funeraria de un profesor de matemáticas de hace dos milenios: Archimedes Geometres. El griego era el lenguaje de las matemáticas, los tratados latinos eran muy generales y de escasa calidad y los maestros de la nobleza romana ilustrada eran griegos. Este Archimedes es un testimonio de griego asentado en Roma para la enseñanza de la Geometría.

Resulta curioso como gran parte de la matemática griega llega al latín medieval pasando a través del arameo y del árabe.

Otras estelas de artesanos muestran sus oficios ligados a la geometría.

La matemática práctica cotidiana está presente con balanzas romanas, juegos de medidas y compases.

Entre la próxima Estación de Termini y las Termas se encuentra otra de las instalaciones museísticas: el imprescindible Palazzo Massimo, donde se exhiben  las mejores estatuas de bronce y las pinturas murales.

“Horologium Augusti” y Meridiana de Montecitorio en Roma

Posted in Instrumentos, Roma, Vía pública with tags , on 17 septiembre 2018 by angelrequena

Las excavaciones del antiguo Campo de Marte han desenterrado parte del antiguo reloj solar semicircular construido por mandato de Augusto en el año 9 a.C. El fragmento recatado se encuentra en la Via Campo Marcio 48 pero no es visitable.

César Augusto ordenó traer el obelisco de granito rosa egipcio desde Heliopolis para que sirviera de gnomon y encargó al arquitecto Novius Facundus la construcción del reloj solar. El reloj fue descrito por Plinio el Viejo: obra cuya admirable función era medir la sombra proyectada por el Sol. Al poco tiempo el cuadrante perdió exactitud, quizá por mala cimentación.

El gran obelisco fue rescatado, situado en la actual Plaza de Montecitorio sobre un pedestal y fueron añadidos un globo y un pináculo de bronce. En el año 2012 se tuvo el acierto de construir la actual meridiana que se ve interrumpida por toparse con el edificio de la Cámara de Diputados. En el solsticio de invierno la sombra del mediodía supera los 73 metros.

La nueva meridiana incorpora las desviaciones de la Ecuación del Tiempo con chapas marcadas que acompañan a los distintos signos zodiacales.

Gnomónica catóptrica en el Palazzo Spada de Roma

Posted in Iconología de las artes liberales, Palacio, Roma with tags on 6 septiembre 2018 by angelrequena

Una curiosa aplicación de la catóptrica, teoría de la reflexión de la luz en un espejo, nos la ofrecen los espectaculares relojes solares astronómicos “de techo”, de los que se han conservado tres soberbios ejemplares en funcionamiento, dos en Roma y uno en Grenoble. Los dos romanos son obra del padre Emmanuel Maignan de la orden de los Mínimos: uno se localiza en el convento de la Trinitá dei Monti (parte superior de la escalinata de la Plaza de España) y otro en la Galería del Palazzo Spada.

Aristóteles ya consideraba la Óptica como una de las partes de la matemática aplicada junto con la astronomía o la agrimensura. Los primeros tratados geométricos conservados sobre la luz se deben a Euclides y a Ptolomeo que sentarán las bases de la óptica de rayos. La Europa medieval, Roger Bacon, Pecham y Witelo, recuperará la óptica matemática a través del tratado de Alhacén. La perspectiva renacentista hará uso de estas teorías aplicándolas al arte. Después, Kepler, Descartes, Huygens y Newton sentaron las bases de la Óptica moderna.

La luz reflejada en un pequeño espejo horizontal tiene la ventaja de verse en los techos interiores de los pórticos lo que facilita mucho la lectura. Se considera que el primer constructor de un reloj solar catóptrico fue Copérnico en el castillo de Olsztyn, pero no hay restos, como tampoco del diseñado para el Palacio de los Papas en Avignon por el jesuita Atanasius Kircher.

Maignan construyó sus relojes en 1637 (Trinitá) y 1646 (Spada). Fruto de su experiencia fue el detallado y práctico tratado  Perspectiva horaria sive de horographia gnomonica tum theoretica tum practica publicado en Roma (1648).

Las alegorías de la Geometría, la Aritmética y la Astronomía colaborando con la Gnomónica expresan muy bien como la construcción de un reloj especular requiere el uso de las cuatro disciplinas. Solo falta el arte para darle belleza a la representación.

El pequeño espejo del Palacio Spada de encuentra en un ventanuco superior y no se ve como en el de la Trinitá. A ambos lados del orificio encontramos otras alegorías de la Astronomía y la Geometría, apenas visibles por el contraluz. La elipse iluminada sigue moviéndose por la maraña de líneas numeradas para darnos la hora y otros datos astronómicos.

Paneles informativos y ruedas concéntricas completan un artificio solar de imprescindible visita. El orificio está en línea con la famosa Galería de Borromini, el trampantojo que culmínale virtuosismo de la perspectiva.

La Galería de la Meridiana se encuentra en la parte del palacio ocupada por el Consejo de Estado italiano y solo puede visitarse el primer sábado de cada mes en vista guiada y con reserva previa.

Girolamini, la biblioteca oratoriana saqueada de Nápoles

Posted in Biblioteca, Iconología de las artes liberales, Italia, Pintura on 3 septiembre 2018 by angelrequena

La orden del Oratorio de San Felipe Neri (filipenses) fue de las primeras en crear grandes bibliotecas de uso público para el estudio. La Biblioteca del complejo de los Girolamini es una de las más ricas y espectaculares.

La Biblioteca Girolamini tardará en desprenderse de su reciente vergüenza pues ha permanecido cerrada desde el año 2012 hasta el 2017 por orden judicial a causa del saqueo que su director Massimo Marino De Caro llevó a cabo: un conocido ladrón, que había sustraído libros incluso de la Biblioteca Nacional de Madrid, fue puesto al frente de la biblioteca más rica del sur de Italia. Los vídeos muestran como el propio director sacaba maletas de primeras ediciones.

Galileo y Copérnico han sido titulares al recuperarse más de 500 libros de los más de 2000 que se estima que fue el expolio. El fondo superaba los 160000 volúmenes.

La Girolamini tiene además una vinculación histórica fundamental: fue el lugar de estudio del filósofo Giambattista Vico, al que se ha dedicado su sala. .

Desde el punto de vista matemático las bibliotecas interesan tanto por su contenido como por su decoración alegórica. La sala principal de la oratoriana de Nápoles es una bella remodelación del siglo XVIII con frescos de la época.

Las imágenes alegóricas femeninas hacen referencia a las artes y las ciencias, como muestra la Astronomía con telescopio y globoceleste, o la Geometría con compás.

La falsa cúpula ilusionista de la iglesia San Ignacio en Roma

Posted in Italia, Pintura, Templo with tags on 6 agosto 2018 by angelrequena

La Iglesia de San Ignacio tiene la bóveda y la cúpula planas. El jesuita Andrea Pozzo (1642 – 1709) fue el encargado de darle la espectacular perspectiva ilusionista que engaña al espectador con profundidades inexistentes. El trampantojo de Pozzo es, junto al falso ábside de Bramante en San Satiro (Milán) y la Galería de Borromini del Palazo Spada (Roma), la culminación de los estudios de perspectiva que Brunelleschi y Alberti habían teorizado en el quattocento.

La barroca bóveda con la Apoteosis de San Ignacio es modélica pero nos fijamos más en la sencilla cúpula con cañón y cisternas ilusionistas. Se trata de una pintura plana que está diseñada para ser vista desde la parte posterior de la nave. Si nos situamos debajo se descubre el trampantojo: algo no encaja.

Una foto tomada muy lejos, desde el mirador del Observatorio de Monte Mario, muestra como San Ignacio no tiene cúpula pues taparía la torre astronómica del padre Angelo Secchi en el Colegio Romano que está restaurándose.

Uno de los estudios de Andrea Pozzo para la cúpula se encuentra en el Palazzo Chigi de Ariccia.

Pozzo realizó una falsa cúpula similar para los jesuitas de Viena.