Archive for the Italia Category

“Horologium Augusti” y Meridiana de Montecitorio en Roma

Posted in Instrumentos, Roma, Vía pública with tags , on 17 septiembre 2018 by angelrequena

Las excavaciones del antiguo Campo de Marte han desenterrado parte del antiguo reloj solar semicircular construido por mandato de Augusto en el año 9 a.C. El fragmento recatado se encuentra en la Via Campo Marcio 48 pero no es visitable.

César Augusto ordenó traer el obelisco de granito rosa egipcio desde Heliopolis para que sirviera de gnomon y encargó al arquitecto Novius Facundus la construcción del reloj solar. El reloj fue descrito por Plinio el Viejo: obra cuya admirable función era medir la sombra proyectada por el Sol. Al poco tiempo el cuadrante perdió exactitud, quizá por mala cimentación.

El gran obelisco fue rescatado, situado en la actual Plaza de Montecitorio sobre un pedestal y fueron añadidos un globo y un pináculo de bronce. En el año 2012 se tuvo el acierto de construir la actual meridiana que se ve interrumpida por toparse con el edificio de la Cámara de Diputados. En el solsticio de invierno la sombra del mediodía supera los 73 metros.

La nueva meridiana incorpora las desviaciones de la Ecuación del Tiempo con chapas marcadas que acompañan a los distintos signos zodiacales.

Anuncios

Gnomónica catóptrica en el Palazzo Spada de Roma

Posted in Iconología de las artes liberales, Palacio, Roma with tags on 6 septiembre 2018 by angelrequena

Una curiosa aplicación de la catóptrica, teoría de la reflexión de la luz en un espejo, nos la ofrecen los espectaculares relojes solares astronómicos “de techo”, de los que se han conservado tres soberbios ejemplares en funcionamiento, dos en Roma y uno en Grenoble. Los dos romanos son obra del padre Emmanuel Maignan de la orden de los Mínimos: uno se localiza en el convento de la Trinitá dei Monti (parte superior de la escalinata de la Plaza de España) y otro en la Galería del Palazzo Spada.

Aristóteles ya consideraba la Óptica como una de las partes de la matemática aplicada junto con la astronomía o la agrimensura. Los primeros tratados geométricos conservados sobre la luz se deben a Euclides y a Ptolomeo que sentarán las bases de la óptica de rayos. La Europa medieval, Roger Bacon, Pecham y Witelo, recuperará la óptica matemática a través del tratado de Alhacén. La perspectiva renacentista hará uso de estas teorías aplicándolas al arte. Después, Kepler, Descartes, Huygens y Newton sentaron las bases de la Óptica moderna.

La luz reflejada en un pequeño espejo horizontal tiene la ventaja de verse en los techos interiores de los pórticos lo que facilita mucho la lectura. Se considera que el primer constructor de un reloj solar catóptrico fue Copérnico en el castillo de Olsztyn, pero no hay restos, como tampoco del diseñado para el Palacio de los Papas en Avignon por el jesuita Atanasius Kircher.

Maignan construyó sus relojes en 1637 (Trinitá) y 1646 (Spada). Fruto de su experiencia fue el detallado y práctico tratado  Perspectiva horaria sive de horographia gnomonica tum theoretica tum practica publicado en Roma (1648).

Las alegorías de la Geometría, la Aritmética y la Astronomía colaborando con la Gnomónica expresan muy bien como la construcción de un reloj especular requiere el uso de las cuatro disciplinas. Solo falta el arte para darle belleza a la representación.

El pequeño espejo del Palacio Spada de encuentra en un ventanuco superior y no se ve como en el de la Trinitá. A ambos lados del orificio encontramos otras alegorías de la Astronomía y la Geometría, apenas visibles por el contraluz. La elipse iluminada sigue moviéndose por la maraña de líneas numeradas para darnos la hora y otros datos astronómicos.

Paneles informativos y ruedas concéntricas completan un artificio solar de imprescindible visita. El orificio está en línea con la famosa Galería de Borromini, el trampantojo que culmínale virtuosismo de la perspectiva.

La Galería de la Meridiana se encuentra en la parte del palacio ocupada por el Consejo de Estado italiano y solo puede visitarse el primer sábado de cada mes en vista guiada y con reserva previa.

Girolamini, la biblioteca oratoriana saqueada de Nápoles

Posted in Biblioteca, Iconología de las artes liberales, Italia, Pintura on 3 septiembre 2018 by angelrequena

La orden del Oratorio de San Felipe Neri (filipenses) fue de las primeras en crear grandes bibliotecas de uso público para el estudio. La Biblioteca del complejo de los Girolamini es una de las más ricas y espectaculares.

La Biblioteca Girolamini tardará en desprenderse de su reciente vergüenza pues ha permanecido cerrada desde el año 2012 hasta el 2017 por orden judicial a causa del saqueo que su director Massimo Marino De Caro llevó a cabo: un conocido ladrón, que había sustraído libros incluso de la Biblioteca Nacional de Madrid, fue puesto al frente de la biblioteca más rica del sur de Italia. Los vídeos muestran como el propio director sacaba maletas de primeras ediciones.

Galileo y Copérnico han sido titulares al recuperarse más de 500 libros de los más de 2000 que se estima que fue el expolio. El fondo superaba los 160000 volúmenes.

La Girolamini tiene además una vinculación histórica fundamental: fue el lugar de estudio del filósofo Giambattista Vico, al que se ha dedicado su sala. .

Desde el punto de vista matemático las bibliotecas interesan tanto por su contenido como por su decoración alegórica. La sala principal de la oratoriana de Nápoles es una bella remodelación del siglo XVIII con frescos de la época.

Las imágenes alegóricas femeninas hacen referencia a las artes y las ciencias, como muestra la Astronomía con telescopio y globoceleste, o la Geometría con compás.

La falsa cúpula ilusionista de la iglesia San Ignacio en Roma

Posted in Italia, Pintura, Templo with tags on 6 agosto 2018 by angelrequena

La Iglesia de San Ignacio tiene la bóveda y la cúpula planas. El jesuita Andrea Pozzo (1642 – 1709) fue el encargado de darle la espectacular perspectiva ilusionista que engaña al espectador con profundidades inexistentes. El trampantojo de Pozzo es, junto al falso ábside de Bramante en San Satiro (Milán) y la Galería de Borromini del Palazo Spada (Roma), la culminación de los estudios de perspectiva que Brunelleschi y Alberti habían teorizado en el quattocento.

La barroca bóveda con la Apoteosis de San Ignacio es modélica pero nos fijamos más en la sencilla cúpula con cañón y cisternas ilusionistas. Se trata de una pintura plana que está diseñada para ser vista desde la parte posterior de la nave. Si nos situamos debajo se descubre el trampantojo: algo no encaja.

Una foto tomada muy lejos, desde el mirador del Observatorio de Monte Mario, muestra como San Ignacio no tiene cúpula pues taparía la torre astronómica del padre Angelo Secchi en el Colegio Romano que está restaurándose.

Uno de los estudios de Andrea Pozzo para la cúpula se encuentra en el Palazzo Chigi de Ariccia.

Pozzo realizó una falsa cúpula similar para los jesuitas de Viena.

El Parque de los Acueductos en Roma

Posted in Arqueología industrial, Roma, Vía pública on 26 julio 2018 by angelrequena

En los tórridos días romanos se agradece la abundancia de fuentes públicas con agua fresca. Parece como si la actual Roma emulara a la ciudad imperial de dos milenios atrás.

Muchos lugares de Roma ofrecen restos de sus acueductos históricos pero el lugar más privilegiado quizá sea el Parque de los Acueductos paralelo a la Via Appia, en el sureste de la ciudad. Se puede acceder en Metro desde las estaciones de Giulio Agrícola a Cinecittà.

Hasta siete acueductos y un canal se localizan en el parque suburbano de los once que llegó a tener la ciudad. Los acueductos son Anio Vetus y Novus, Aqua Marcia, Tepula, Iulia, Aqua Claudia, de la antigua Roma y el Acueducto Felice, renacentista, que sigue funcionando y que se levantó usando las sólidas arcadas del Marcio como apoyo.

Roma no se caracterizó por su finura teórica. La enseñanza de la matemática se seguía haciendo en griego y por maestros griegos, pero los conocimientos de geometría que requieren los acueductos no son triviales: topografía, pendientes o perforación de túneles necesitaban medidas y cálculos precisos.

El pequeño arroyo que cruzamos es el medieval Canale del Acqua Mariana.

Roma no produjo un Euclides, un Arquímedes, un Apolonio o un Ptolomeo pero si un Vitruvio que supo adaptar el saber matemático a la construcción. La arquitectura y la ingeniería se hicieron matemáticas.

La muerte de Arquímedes en Ariccia

Posted in Italia, Museos, Palacio, Pintura on 23 julio 2018 by angelrequena

La violenta muerte de Arquímedes en el 212 a.C. mientras trabajaba, ensimismado y ajeno a las cosas materiales, no podía pasar desapercibida a los artistas y dejarla plasmada con la fuerza de sus imágenes. En lugares tan emblemáticos como las Estancias de Rafael del Vaticano, la Biblioteca del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial o la Asamblea Nacional Francesa, encontraremos la espada que da muerte a Arquímedes.

El episodio es narrado por Plutarco en su Vida de Marcelo, el general romano que asaltó Siracusa. Leamos el párrafo:

Mas lo que principalmente afligió a Marcelo fue lo que ocurrió con Arquímedes: hallábase este casualmente entregado al examen de cierta figura matemática, y fijos en ella su ánimo y su vista, no sintió la invasión de los romanos ni la toma de la ciudad. Presentósele repentinamente un soldado, dándole orden de que le siguiera a casa de Marcelo; pero el no quiso antes de resolver el problema y llevarlo hasta la demostración; con lo que, irritado el soldado, desenvainó la espada y le dio muerte.

El Palazzo Chigi de Ariccia, a pocos kilómetros de Roma, alberga un delicioso Museo del Barroco Romano donde se puede ver una de las representaciones más básicas, obra realizada por Guillaume Courtois (1628 – 1679), llamado Il Borgognone, pintor francés afincado en Roma: Arquímedes concentrado trabajando con un compás en la mano y el soldado desenvaina la espada con Siracusa al fondo.

Del propio Palazzo, antigua fortaleza, destacamos los frescos astrológicos con el zodiaco: se conservan cuatro salas con los signos, dos de ellas son visibles sin visitar los aposentos (Virgo y Leo).

Los filósofos del Salone Sansoviniano de Venecia

Posted in Biblioteca, Italia, Pintura on 16 julio 2018 by angelrequena

El Salón de Sansovino de la Biblioteca Marciana de Venecia es uno de los lugares que dejan sin aliento. Si los tondos del techo representan a las ciencias matemáticas y la mitología, las pinturas laterales se dedican a la representación de los filósofos.

Dominan, como en la Escuela de Atenas, Platón y Aristóteles del Veronés. Siguen dos sabios de Lo Schiavone, seis de Il Tintoretto, dos de Il Salviatti, uno de Semolei y otro de Sustris. Las alegorías de la Fé y la Caridad completan el conjunto.

Seleccionamos tres sabios por su simbolismo matemático. El más impresionante es uno de los representados por el Tintoretto, se trata de un filósofo con esfera celeste y un gran compás, la saturación de libros es común a todo el conjunto. El color veneciano se une al tenebrismo para expresar la profundidad del pensamiento.

La esfera con la eclíptica del zodiaco es también la elección de Andrea Schiavone para uno de sus dos sabios.

La mayor presencia matemática la encontraremos en el Prometeo de Giuseppe Porta, il Salviatti. Escuadra en la mano, regla apoyada, planisferio (astrolabio) en el suelo, y los prismas hacen del titán amigo de los mortales un geómetra. Parece que en lugar de robar el fuego lo que entrega a los humanos es la ciencia matemática.