Archive for the Museos Category

Matemáticas y astronomía en el Museo de la Técnica en Praga

Posted in Chequia, Instrumentos, Museos with tags , on 14 junio 2018 by angelrequena

Un gran edificio moderno elevado sobre la orilla izquierda del Moldava acoge al Museo Nacional de la Técnica. Una sala enorme que ocupa toda la altura del edificio se dedica a la automatización del transporte: bicicletas, motocicletas, automóviles, barcos, locomotoras, globos y aviones. Es lo más espectacular pero el museo guarda un gran tesoro: los instrumentos astronómicos de la época de Tycho Brahe y Kepler y los matemáticos del Clementinum, el colegio universitario jesuítico de Praga.

El museo tiene salas muy didácticas como la de Ilusionismo de la tercera planta con todo tipo de paradojas ópticas y anamorfosis, pero todo ello queda eclipsado cuando se llega a la sala de la Astronomía, que debería llamarse de astronomía y matemáticas.

Hay dispositivos de cálculo logarítmico, calculadoras mecánicas, compases de proporción y uno de los tres únicos Organum mathemáticum que se conservan.

El Organum mathematicum (1661) fue un invento de de Athanasius Kircher, el imaginativo astrónomo y matemático jesuita. Se trata de un arca que contiene tarjetas de distintos colores para las diferentes disciplinas que formaban parte de las matemáticas en su época: aritmética, geometría, fortificación, cronología, gnomónica, astronomía, astrología, esteganografía (cifrado), y música. Las tarjetas son un resumen de materias y operaciones que eviten cansar la mente con cosas rutinarias. El organum de Praga tiene 24 tarjetas para cada una de las nueve disciplinas y es idéntico al arca del Museo Galileo de Florencia. Los Organa fueron una especie de canon de la enseñanza práctica de las matemáticas en los colegios de la Compañía.

Esferas armilares, grandes cuadrantes y sextantes, relojes solares… son todos objetos de extraordinario valor. La vista de la sala “astronómica” es adentrarse en el apasionante mundo de la revolución científica y los avances matemáticos que se produjeron.

La propia estética del recinto “astronómico” es totalmente diferente del resto del museo: las otras salas son modernas y claras, la sala matemática está en penumbra con iluminación local y fondo oscuro. Todo muy cuidado para sentir la emoción de estar ante unos momentos cumbres de la humanidad.

Anuncios

El reloj con matemáticos en Colonia

Posted in Alemania, Instrumentos, Museos with tags on 11 junio 2018 by angelrequena

En la misma sala del Secreter de los poliedros del Museo de Artes Decorativas de Colonia (Museum für Angewandte Kunst) se exhiben dos lujosos relojes mecánicos fechados en 1551 que fueron fabricados en Innsbruck. La relojería mecánica empieza a penetrar en los palacios con el avance de la miniaturización. Todavía no se vislumbraba que el principal problema matemático de la navegación ultramarina de la época se resolvería casi dos siglos más tarde por un relojero.

Una de las cajas está adornada con sabios haciendo cálculos astronómicos con distintos instrumentos matemáticos como cuadrantes, esferas armilares y compases. La relojería solar estaba vinculada a la astronomía y la mecánica a la aritmética.

En otra sala próxima hay un bonito reloj solar del XVII de tipo semiesférico orientable mediante brújula.

Los instrumentos geométricos de Pannini en el Louvre

Posted in Francia, Museos, Pintura on 4 junio 2018 by angelrequena

Giovanni Paolo Pannini (1691-1765) fue tanto pintor como arquitecto y escenográfo teatral. Pannini utiliza todos los recursos de la perspectiva geométrica para recrear ambientes. El Museo del Louvre muestra dos galerías de pintura y escultura que enseñan la Roma clásica y la Roma renacentista y barroca.

Nos fijamos en la Galería de la Antigua Roma: un grupo de estudiosos del arte trabaja tomando datos de los edificios históricos como el Coliseo, el Panteón y los templos. En primer plano se ven los instrumentos geométricos de la época: regla, compás, transportador de ángulos, paralelógrafo y compás de proporción o pantómetra.

El compás de proporción, o pantómetra,  fue durante dos siglos y medio (circa 1609 – 1850) el instrumento preferente para cálculos analógicos de ingenieros, arquitectos, marinos y artilleros pues permitía multiplicar, dividir, extraer raíces cuadradas y cúbicas, cálculos trigonométricos y tablas de densidades.

La pantómetra fue relegada por la regla de cálculo logarítmica a mediados del siglo XIX. Los astrónomos siempre necesitaron más precisión y utilizaban las tablas de logaritmos y para la contabilidad se contaba con los bastones de Neper.

Pannini mantiene la tradición renacentista de hacer el arte y las matemáticas inseparables, de forma que las galerías son también centros de estudio geométricos.

Torre astronómica y meridiana del Clementinum en Praga

Posted in Chequia, Meridiana, Museos with tags , on 28 mayo 2018 by angelrequena

El Clementinum es un enorme complejo arquitectónico próximo al puente Karlov, el puente de piedra de Kepler. Una capilla del siglo XI se convirtió en convento benedictino en el XIII para transformarse en colegio jesuita en 1556. Más tarde será biblioteca (1622) y universidad (1654). Tras la expulsión de los jesuitas continuó como universidad pero en la actualidad solo alberga la Biblioteca Nacional.

El observatorio astronómico se funda en 1722 y adquiere el mayor desarrollo cuando en 1751 es dirigido por el matemático Joseph Stepling (1716 – 1778), quien modernizó la enseñanza usando las obras de Newton y Euler.

La antigua biblioteca, el salón de los espejos y la propia torre son atractivos turísticos.

La torre astronómica es esbelta y su cara sur muestra los orificios para la meridiana. La cúpula está coronada por una escultura de Atlas ejecutada por Frantisek Maximilián Kañka en 1723. El observatorio funcionó desde 1722 hasta 1930.

El interior conserva antiguos instrumentos de medida, distintos cuadrantes y sobre todo la meridiana protegida por un cajón de madera que se abre según la época. La meridiana se prolonga verticalmente en el interior de la pared norte de la torre.

En la cara Este de la torre hay un reloj solar, es el único que se aprecia de los catorce existentes. Los dejamos para la próxima publicación.

 

Los astrolabios del Valencia de don Juan en Madrid

Posted in Instrumentos, Madrid, Museos with tags on 21 mayo 2018 by angelrequena

El Instituto Valencia de Don Juan es uno de esos sitios fascinantes que mantienen ocultos las grandes ciudades. Se trata de una fundación privada que ocupa un palacete neomudejar parcialmente tapado por el paso elevado de Eduardo Dato.  El lugar es tanto un centro de estudios como un museo accesible mediante cita previa. Destacables son su colección de cerámica y sus exvotos.

Desde el punto de vista matemático nos interesan las simetrías de los alicatados, un gran ponderal y sus tres astrolabios, dos de tradición andalusí (alguno puede ser magrebí) y otro renacentista.

Los astrolabios arábigos destacan por tener marcadas las grandes ciudades de la Península y uno de ellos por incorporar la lámina de Abu Ali al-Husayn ibn Baso. Solo otro astrolabio, en la Real Academia de la Historia, la tiene en España.

Los astrónomos andalusíes no se limitaron a reproducir los modelos de astrolabios orientales y desarrollaron algunas mejoras de calado. A ibn Jalaf se debe la lámina universal, Azarquiel diseña dos tipos de azafea (ambos del siglo XI) e ibn Baso introduce la lamina general a finales del siglo XIII en Granada, que será una de las incorporaciones más exitosas, tanto que llega hasta la India. Los tres astrónomos dan respuesta al problema del cambio de lámina con su lámina “universal”.

Los astrolabios proyectan sobre el plano del Ecuador (desde el polo sur) mientras que la azafea y la lámina universal lo hacen sobre el plano meridiano del coluro de los solsticios (y desde el punto vernal). La versión mejorada de la azafea (zarqaliyya) utiliza además la proyección ortogonal para el dorso.

La lámina general de ibn Baso está marcada con tres clases de círculos: los horizontes múltiples (círculos máximos con diámetro Este-Oeste), los paralelos del eje del mundo y los arcos (a modo de paralelos del eje Este-Oeste). El principal inconveniente de la lámina es la dificultad de lectura por la saturación de líneas. Los astrolabios de ibn Jalaf y Azarquiel no tienen más que una lámina, mientras que la de ibn Baso es una más para todas las latitudes.

Urania y Arato en la bodega romana de Arellano

Posted in Azulejos-Mosaicos, España, Iconología de las artes liberales, Museos on 14 mayo 2018 by angelrequena

En estos tiempos las bodegas rivalizan por la calidad arquitectónica y belleza de sus instalaciones como una forma más de mostrar que el cuidado de sus vinos va emparejado al del lugar donde reposa. Esta tradición tiene dos milenios. El bodeguero ilustrado de Arellano amante de la sabiduría de las musas y del culto a Cibeles en el siglo IV nos ha dejado una buena muestra.

La Musa Urania es la inspiradora de la astronomía que no puede ser otra cosa que matemática. De hecho los términos matemático y astrónomo se confundieron durante mucho tiempo. Un bonito mosaico octogonal dedicado a las musas encontrado en la Villa de Arellano fue trasladado al Museo Arqueológico Nacional en Madrid pero en la villa se ha reproducido. Urania aparece con una vara de medir o compás (radius) y una esfera; su acompañante habitual en esa época era Arato de Solos (315-240 aC), el autor de Los fenómenos, un poema didáctico griego que fue traducido al latín una y otra vez.

La vida del campo en la bodega no era ajena a las inquietudes culturales y religiosas. La joya original de la villa es el bello Mosaico de Cibeles y Atis. La presencia de Cibeles en una finca agrícola es lo normal pues se trata de la diosa madre de la fertilidad. El autocastrado Atis es su castigado enamorado. El culto frigio se extendio al otro extremo del Mediterraneo. Las musas revelan el gusto por el saber.

Son de destacar las cenefas y rosetas geométricas de los mosaicos que revelan la profundidad óptica que se conservará en la pintura románica.

Una bodega no es tal sin sus cantaras, las dolias de terracota romanas. La villa muestra gran número de ellas. Arellano, merindad de Estella,  sigue siendo tierra de viñedos.

Reloj solar andalusí en el Museo de la Alhambra de Granada

Posted in España, Instrumentos, Museos with tags on 7 mayo 2018 by angelrequena

Parte de la planta baja del Palacio de Carlos V, la espectacular obra renacentista de Pedro Machuca, se dedica al llamado Museo de la Alhambra, una selección valiosa de obras del arte decorativo arábigo-español en piedra, madera, cerámica y bronce.

La organización del Museo ha tenido el acierto de iniciar el recorrido con dos referencias al cosmos, el orden matemático que gobierna el mundo. Dos piezas, un reloj y una esfera celeste, sin demasiado valor por sí mismas adquieren significado como mensaje para el resto del recorrido: alicatados, lámparas fuentes y celosías forman parte de un orden cósmico.

El globo celeste en bronce es de origen iraní y hay que agradecer su adquisición e incorporación a la vista. Más curioso resulta el pequeño cuadrante solar andalusí horizontal sobre mármol.

En España se conservan restos de ocho relojes solares arábigos (dos en Córdoba, tres en Medina Azahara, uno en Sagunto, uno en Almería y el referido de Granada). Algunos tan deteriorados que son apenas un fragmento. Curiosamente el de Granada es el único completo, desubicado (se piensa cordobés pero se adquirió ignorando su origen exacto), pequeño y de factura singular.

Todos los cuadrantes andalusíes son horizontales, de horas desiguales como las romanas, de gnomon vertical, orientados al sur y dibujan las hipérbolas de los solsticios. Estos relojes fueron muy populares en todo el arco mediterráneo y están totalmente descritos por el sirio al-Battani en el siglo IX. Pronto fueron incorporados a al Andalus y se conservan tratados del murciano al-Raqqan y referencias de al-Saffar y Maimónides.

La recopilación alfonsina de los Libros del saber de astrología recoge el tratado sobre la construcción de este tipo de relojes con el bonito título de Libro del horologio dicho de la piedra de la sombra. Quizá la única mejora andalusí sea la incorporación de los círculos de las alturas solares sobre el horizonte. Ninguno de los encontrados tiene esos círculos concéntricos.

La recomendación alfonsí es construir con compás el vértice de la hipérbola y con rectas las ramas. El cuadrante de Granada no lo cumple y ambas ramas son arcos de circunferencia. El único adorno del cuadrante, aparte de la grafía, es un naif compás.