Archivos para Acueducto

Acueducto do Pegöes y el agua en Tomar

Posted in Arqueología industrial, Portugal, Vía pública with tags , on 2 junio 2014 by angelrequena

Acueducto do Pegoes

El Convento do Cristo tuvo su propio acueducto del siglo XVI, una espectacular fábrica de sillería que tiene partes admirables como la que mostramos a apenas un kilómetro del convento, o la propia entrada de abastecimiento, que se funde con el gran claustro renacentista y que puede verse desde la huerta.

Noria Tomar Azulejos

El Aqueducto do Pegöes no es la única gran obra hidráulica. En dos claustros podemos comprobar la recogida de pluviales en grandes aljibes y en el río Näbao todavía se conservan tanto la romántica noria árabe de cangilones de barro como múltiples aceñas en proceso de restauración. La ruta del agua en Tomar es un buen complemento a las intensas emociones que nos provoca el Convento do Cristo.

Noria Tomar R

La callada Albolafia de Córdoba

Posted in Arqueología industrial, España, Vía pública with tags , on 30 julio 2013 by angelrequena

Albolafia 2013

La noria fluvial de palas de la Albolafia que actualmente contemplamos es la reconstrucción que realizó Félix Hernández en 1965. La noria de 16 metros de diámetro sigue el modelo de las que había sobre el Genil y el Guadajoz en los términos de Palma del Río, Castro del Río y Badolatosa, donde en el siglo XIX funcionaban decenas de ellas.

La noria original se construyó en el siglo XII bajo el primer emir almorávide Yusuf ibn Tasufin para facilitar el abastecimiento de agua a la ciudad.

La belleza espectacular de la Albolafia nos pone sobre aviso de lo sobrecogedora que sería la toledana que describe Al Idrisi que llegaba a treinta metros de diámetro. La noria cordobesa era suficiente para salvar el desnivel de la ciudad con el río mientras que el emplazamiento de Toledo requería mucho más.

Sello Cordoba XIV Caro BarojaEn Córdoba hay constancia de la existencia de ruedas hidráulicas desde el siglo IX. Dice una leyenda que la Albolafía se destruyó en el siglo XV porque su ruido constante perturbaba el descanso de la reina. Historia real o no, la humanidad a veces suele precipitar lo que el tiempo termina haciendo.

Un sello de la ciudad del siglo XIV destaca la esbelta noria y una lamina inglesa de David Roberts de 1872 muestra la belleza del acueducto y la sustitución de la noria por una rueda de molino vertical.

¿Volveremos a escuchar el rugido de la Albolafia?

Albolafia 1872 David Roberts

Frigiliana: acueducto, ingenio y rústicos empedrados

Posted in España, Objetos cotidianos, Palacio, Vía pública with tags , , on 28 marzo 2013 by angelrequena

Frigiliana ha afrontado la presión del turismo de masas con cierta dignidad. La ciudad se ha sujetado a su valor simbólico de resistencia durante la rebelión morisca para reafirmarse como ciudad blanca de calles estrechas y limpias. El paradisíaco entorno de la sierra Almijara también ha contribuido a que los estragos sean más reducidos que en otros lugares.

Si subimos desde Nerja, lo que nos recibe es el último ingenio azucarero de los muchos que poblaban la costa desde Adra a Málaga. En Salobreña sigue funcionando otro ingenio como fábrica de alcohol, pero el de Frigiliana elabora todavía miel de caña Nuestra Señora del Carmen. Algún huerto marginal de caña nos recuerda una riqueza prácticamente extinguida.

El ingenio ocupa la casa solariega de los señores del lugar. De este palacio casi arruinado destacamos sus esgrafiados. Son sencillos, de simetría p4m, pero le dan cierta gracia que se coloquen rectos y en diagonal, siendo iguales parecen distintos. También, en la parte superior, hay un esgrafiado no periódico algo sugerente.

Por encima del palacio, zigzagueando, se ven los restos del acueducto de Lizar, el que abastecía la rueda hidráulica que movían los trapiches de la molienda, soberbia fábrica del XVI de la que se han salvado los tramos de la dirección transversal pues los otros tapaban las nuevas construcciones.

Al adentrarnos en las calles del pueblo podemos fijarnos en los empedrados, los hay de diversas simetrías, pero el más corriente tiene precisamente simetría de giro de orden 7, ¡con lo poco habitual que es encontrar el heptágono!

Museo de los Caños del Peral en Madrid

Posted in Arqueología industrial, Arquitectura, Madrid, Museos with tags on 10 diciembre 2012 by angelrequena

El Metro de Madrid ya cuenta con varios espacios museológicos de valor. Anteriormente habíamos comentado con gusto las instalaciones de La nave de motores, ahora admiramos una feliz actuación en un pequeño recinto de la estación de Opera.

Al excavar el metro, ampliar líneas o estaciones, va apareciendo la historia enterrada de la ciudad. En lo que hoy es la Plaza de Isabel II de Madrid, y antes fue Plazuela de los Caños del Peral, quedaron sepultadas tres actuaciones hidráulicas de gran interés: la fuente de los Caños del Peral, el acueducto de Amaniel y el encauzamiento del Arroyo del Arenal.

El abastecimiento de Madrid se basaba en el sistema de viajes de agua, la tradición árabe de los qanat, aprovechando con una red de galerías colectoras el agua que se filtraba en la tierra.

El viaje de Amaniel abasteció la gran fuente de seis caños del Peral, y  lavaderos anexos. La fuente de Ocaña de Juan de Herrera da una idea de lo que sería este gran espacio. Con el tiempo la fuente se redujo a un solo caño pues el viaje de Amaniel cubría las necesidades del Palacio Real y para ello fue necesario un acueducto con arcos, cuyos rectos se muestran.

La tercera reliquia es parte de la canalización del arroyo del Arenal para impedir su desbordamiento.

Cuanto en tan poco. Tres destellos que dan luz sobre las obras hidráulicas de un villorrio que parecía resistirse a ser capital por su fama de ciudad sucia, con déficit crónico de agua hasta que llegó el Canal de Isabel II. La plaza que lleva el nombre de esa reina nos ocultó sus secretos. El Metro nos los ha devuelto.

Un acueducto sobre muralla con noria en Serpa

Posted in Arqueología industrial, Portugal, Vía pública with tags on 12 abril 2012 by angelrequena

Serpa  es una pequeña población del Alentejo que se encuentra en la carretera Sevilla/Lisboa que pasa por Aracena. Se trata de una ciudad que conserva integras sus murallas y su sabor a tiempo detenido.

La imagen de la ciudad son esas murallas pero con un adosado: un pequeño acueducto que subía el agua con ayuda de norias de tracción animal. El acueducto se apoya en la fortificación para abastecer un palacio que también se acopla a las defensas. El conjunto tiene mucho encanto pues aunque el mecanismo esté en desuso se adivina su funcionamiento.

Más  Acueductos.

El acueducto de San Telmo en Málaga

Posted in Arqueología industrial, Arquitectura, España, Vía pública with tags , on 12 diciembre 2011 by angelrequena

Las necesidades de abastecimiento de agua a la ciudad y a los barcos que usaban el puerto de Málaga motivaron que el obispo de la ciudad José de Molina Lario y Navarro encargara la realización de un nuevo acueducto al arquitecto Martín de Aldehuela.

Las obras empezaron en 1782 y desde 1784 hasta mediados del siglo XX el acueducto cumplió su papel.

El acueducto de San Telmo recoge las aguas del Guadalmedina y las encauza durante 10´8 kilómetros utilizando hasta 33 puentes. Se trata de una impresionante obra de ladrillo perfectamente documentada y que merece la pena recorrer en su totalidad.

La Asociación de Amigos del Acueducto de San Telmo y una página dedicada a La Ciudad Jardín (http://www.ciudadjardinmalaga.es/indice_acueducto.htm) nos dan la suficiente información para no perderse en una obra que en gran parte ha sido engullida por los crecimientos de la ciudad y la autopista de Atequera.

La arcada más impresionante –para superar al arroyo Quintana- se encuentra al lado del IES que rinde homenaje al arquitecto de la obra y es de fácil acceso, al igual que el arca de distribución que cerraba el trazado. Resulta curioso que en el escudo del obispado del arca se encuentre una rueda de molino.

Para más acueductos: Acueductos (PI)

El acueducto sobre el Jalón en Grisen

Posted in Arqueología industrial, España, Vía pública with tags on 20 junio 2011 by angelrequena

Un río sobre otro río, uno natural y el otro artificial. El canal imperial de Aragón tiene al lado del pueblo de Grisen una de sus fábricas más espectaculares: la superación de la depresión del Jalón con un soberbio puente. Puente y puerto. Un puente para que pasen barcos por encima. Todo un gran logro de la ingeniería hidráulica.

Fue en el congreso internacional de historia de la ciencia que tuvo lugar en 1993 en Zaragoza cuando, tras una comida, un amigo nos sorprendió con esta soberbia escapada.

El amigo no era otro que Ignacio González Tascón, uno de los grandes sino el más grande de los historiadores de la ingeniería civil en España. Todo un lujo que se recuerda con nostalgia pues Ignacio, Tascas para los que le conocimos como estudiante, nos abandonó prematuramente con plena capacidad creadora.

Ya hablaremos del puente-acueducto similar en el canal de Castilla por no desmerece demasiado respecto a esta maravilla aragonesa.

En una época de caminos impracticables, las vías fluviales y los canales eran la forma de favorecer el comercio y la diversificación económica. Junto al transporte no podemos olvidar los servicios de riego y de molienda que prestaban estas obras.