Archivo para Meridianas

Meridiana de los Fisiocritici en Siena

Posted in Instrumentos, Italia, Museos with tags on 27 junio 2019 by angelrequena

La Accademia dei Fisiocritici en Siena es hoy un interesante museo de Historia Natural. Acudimos para ver la meridiana de cámara oscura con analema que ocupa el gran salón convertido en sala de conferencias.

Antes de entrar, en una vitrina se exponen algunos restos y el plano de la antigua meridiana con doble entrada que se construyó a inicios del siglo XVIII.

La nueva meridiana analemática conserva su orificio gnomónico pero un edificio impide que funcione con el Sol. Nos dicen que se ha sustituido por una luz que simula el movimiento solar pero no lo pudimos comprobar.

La meridiana está grabada sobre mármol blanco con los signos zodiacales, su analema y bastante literatura. La longitud casi alcanza los diez metros. El nombre de heliómetro fisiocritico se corresponde con su función.

Meridiana del Hôtel de la Monnaie en París

Posted in Instrumentos, Palacio, París with tags on 18 marzo 2019 by angelrequena

El Hôtel de la Monnaie se encuenta en el número 11 del quai de Conti, en la orilla izquierda del Sena, donde se venden los libros de ocasión. A diferencia del liceo Louis-le-Grand cuyo conjunto de cuadrantes no es accesible, la meridiana de la Casa de la Moneda de París está en un lugar donde dejan entrar amablemente.

El edificio de la Monnaie fue construido en 1771 y pocos años más tarde (1778) se instala una meridiana de orificio en una esquina del patio que hoy precisamente se llama Cour de la Meridienne.

La meridiana fue calculada por los matemáticos Pingré y Jeaurat en la posición correspondiente al antiguo Meridiano de París. Sobre un obelisco se marcan los signos del zodiaco que indican la altura del Sol al mediodía en cada estación.

El transcurrir del tiempo en Vendôme

Posted in Francia, Monasterio with tags , on 14 enero 2019 by angelrequena

La Plaza Vendôme de París es el centro del  lujo de la capital francesa. La provinciana ciudad de Vendôme, en la región del Loira y departamento de Blois, está cargada de historia: el tiempo fluye imparable.

Los condes de Vendôme terminaron entroncados en la Casa de Borbón y su Castillo nos lo recuerda. Un episodio de la vida de la ciudad es inseparable de la aspiración por la justicia y la igualdad de la humanidad: Graco Babeuf  fue juzgado y ajusticiado en 1797 en Vendôme. Babeuf representa en las ideas sociales los anhelos de verdadera igualdad: su Conspiración de los Iguales fue desbaratada antes de producirse y el preso fue trasladado desde París donde sus partidarios eran tantos que podría ser liberado.

El tiempo nos parece lo más significativo en Vendôme, incluso el tiempo pasa para el tiempo. Fuimos a la ciudad por ser la fachada de la Abadía de la Trinidad una joya del gótico flamígero y por sus deliciosas las misericordias de la sillería. El claustro prácticamente había sido destruido pero las arcadas habían sido aprovechadas.

El antiguo claustro conserva al menos ocho relojes solares, casi todos borrados, en los contrafuertes de la iglesia. Hay cuadrantes canónicos, declinantes y los redundantes que parecen servir para dar las horas itálicas y bohémicas.

El tiempo es borrado por el tiempo aunque se resista. El nuevo edificio construido sobre el antiguo claustro también tiene un cuadrante solar y una meridiana de orificio: también muy borrados pese a ser más recientes. La meridiana tiene analema.

Las bellas misericordias de la sillería del coro de la Trinidad se suman al devenir cíclico del tiempo. Gran parte representan los signos del zodiaco y las actividades vinculadas a los meses (siega, vendimia, etc.). La sillería fue desmontada y vendida, un sacerdote pudo rescatar unas cuantas. La colocación no responde a su localización original. Exponemos como bella muestra la misericordia de la matanza del cerdo.

El cosmos en la Catedral del Chartres

Posted in Escultura, Francia, Templo, Vidriera with tags , on 1 enero 2019 by angelrequena

Las catedrales medievales son reflejo de su sociedad y su tiempo, de sus anhelos y su visión del mundo. Lo religioso y lo cósmico se confunden. El universo ordenado, inteligible y predecible, tiene un fondo religioso y/o una base científico-matemática  La admirable Catedral de Chartres es un lugar privilegiado para disfrutar del sentido cósmico de la obra.

Seleccionamos cinco elementos que simbolizan ese orden universal: la alegoría de la Astronomía del portal de las Artes Liberales y sus Sabios, la vidriera del zodiaco y los trabajos estaciónales, el reloj solar del ángel, la meridiana oculta y el reloj astrolábico.

El portal izquierdo de la catedral da idea del renacer científico y el avance del saber que van unidos a las escuelas episcopales. La alegoría de la Astronomía contemplando extasiada el cielo acompañada debajo por su sabio: Ptolomeo, cuyo Almagesto fue la referencia indiscutible durante más de milenio y medio.

El Reloj Astrolábico anónimo de 1528 forma parte de ese mundo de Ptolomeo, con su proyección estereográfica, que sitúa al Sol en su eclíptica moviéndose entre los dos trópicos. Los doce signos del zodiaco van mostrando el devenir de las estaciones.

El delicioso cuadrante solar del Ángel lleva marcada la fecha, 1578, y es ya un moderno reloj vertical. A diferencia de su pariente primitivo de Estrasburgo que es un simple reloj canónico.

En el mismo lateral sur del Ángel se conserva el gnomon de orificio de una meridiana que se ha borrado y que junto con la superficie en bisel nos dan testimonio de que en su momento nos señalaban el mediodía solar.

El incomparable azul de Chartres aparece majestuoso en la Vidriera del Zodiaco. Cada símbolo refleja la época del año con sus trabajos correspondientes: la vida humana con su periódico devenir anual.

“Horologium Augusti” y Meridiana de Montecitorio en Roma

Posted in Instrumentos, Roma, Vía pública with tags , on 17 septiembre 2018 by angelrequena

Las excavaciones del antiguo Campo de Marte han desenterrado parte del antiguo reloj solar semicircular construido por mandato de Augusto en el año 9 a.C. El fragmento recatado se encuentra en la Via Campo Marcio 48 pero no es visitable.

César Augusto ordenó traer el obelisco de granito rosa egipcio desde Heliopolis para que sirviera de gnomon y encargó al arquitecto Novius Facundus la construcción del reloj solar. El reloj fue descrito por Plinio el Viejo: obra cuya admirable función era medir la sombra proyectada por el Sol. Al poco tiempo el cuadrante perdió exactitud, quizá por mala cimentación.

El gran obelisco fue rescatado, situado en la actual Plaza de Montecitorio sobre un pedestal y fueron añadidos un globo y un pináculo de bronce. En el año 2012 se tuvo el acierto de construir la actual meridiana que se ve interrumpida por toparse con el edificio de la Cámara de Diputados. En el solsticio de invierno la sombra del mediodía supera los 73 metros.

La nueva meridiana incorpora las desviaciones de la Ecuación del Tiempo con chapas marcadas que acompañan a los distintos signos zodiacales.

Torre astronómica y meridiana del Clementinum en Praga

Posted in Chequia, Meridiana, Museos with tags , on 28 mayo 2018 by angelrequena

El Clementinum es un enorme complejo arquitectónico próximo al puente Karlov, el puente de piedra de Kepler. Una capilla del siglo XI se convirtió en convento benedictino en el XIII para transformarse en colegio jesuita en 1556. Más tarde será biblioteca (1622) y universidad (1654). Tras la expulsión de los jesuitas continuó como universidad pero en la actualidad solo alberga la Biblioteca Nacional.

El observatorio astronómico se funda en 1722 y adquiere el mayor desarrollo cuando en 1751 es dirigido por el matemático Joseph Stepling (1716 – 1778), quien modernizó la enseñanza usando las obras de Newton y Euler.

La antigua biblioteca, el salón de los espejos y la propia torre son atractivos turísticos.

La torre astronómica es esbelta y su cara sur muestra los orificios para la meridiana. La cúpula está coronada por una escultura de Atlas ejecutada por Frantisek Maximilián Kañka en 1723. El observatorio funcionó desde 1722 hasta 1930.

El interior conserva antiguos instrumentos de medida, distintos cuadrantes y sobre todo la meridiana protegida por un cajón de madera que se abre según la época. La meridiana se prolonga verticalmente en el interior de la pared norte de la torre.

En la cara Este de la torre hay un reloj solar, es el único que se aprecia de los catorce existentes. Los dejamos para la próxima publicación.

 

El reloj solar de Vadorrey en Zaragoza

Posted in España, Instrumentos, Vía pública with tags , on 26 octubre 2017 by angelrequena

En el Parque de Oriente en Zaragoza, en una explanada muy próxima al embarcadero del Ebro, se ha levantado (2009) el gnomon más largo del mundo. Se trata de un reloj horizontal convencional orientado según el meridiano y con gnomon paralelo al eje de la Tierra pero de dimensiones colosales. Desde el año 2013 posee el correspondiente Certificado Guinness.

La visión de la esbelta escultura nos produce sensaciones encontradas. No podemos dejar de gozar con la belleza de la silueta voladora que desafía la gravedad. Estructuralmente es admirable: un mástil de acero de 45´67 metros de longitud se eleva más de 30 metros del suelo. El ángulo de inclinación lo marca la latitud del lugar – ángulo del plano superior- pero el autor para soportar el voladizo ha ensanchado la base y levantado un plano inferior convergente con menor inclinación.

La losa enterrada es un elemento clave para soportar tan osada estructura. Se nota que Juan Antonio Ros, escultor y diseñador del dispositivo, es también ingeniero de caminos. Como escultura de líneas convergentes que apuntan al infinito y como desafío técnico es una obra digna de disfrutar.

Lo que nos deja cierta pena es su valor como reloj e instalación didáctica pensando en una visita escolar. No siempre las mayores dimensiones son lo óptimo. No siempre la belleza se concilia con la utilidad.

Los relojes solares sufrieron la puntilla definitiva cuando en 1900 se adopto la hora unificada en España: pasar de la hora solar a la oficial requiere tener presente la longitud local, la ecuación del tiempo y los desfases oficiales sobre UTC (tiempo universal coordinado). Un reloj solar hoy tiene sentido entre otras cosas para aprender astronomía básica sobre el sistema Tierra-Sol que determina tantas cosas de interés general como el clima, las estaciones, la duración del día, etc. El inacabado reloj de Vadorrey no cumple su función tanto como debía algo tan espectacular.

Dos cosas alteran el valor como instrumento, una relacionada con su gigantesca estructura y otra es su falta de acabado. Juan Antonio Ros tenía previsto un parque astronómico que ocho años después no se ha ejecutado. Si comparamos con el reloj de Rivas-Vaciamadrid vemos que faltan innumerables marcas. La circunferencia horaria y la línea meridiana es lo único que está señalado. Con esas dimensiones se echa en falta todo el zodiaco, incluso los días, a lo largo de la meridiana. Faltan las hipérbolas de evolución de la sombra por lo menos en los solsticios (el de invierno se vería limitado por la inclinación del terreno cuya sombra a mediodía se va a los cien metros de la base). Seguro que Ros tendría previsto todo lo comentado y muchas cosas más pero da la impresión de que el impulso se ha detenido: ni el patrocinador Bantierra ni el Ayuntamiento parecen dispuestos a terminar. ¡Ojala nos equivoquemos!

Algunas cosas son dignas de mención: el panel de lectura señala no solo la ecuación del tiempo sino los problemas de deformación de la singular estructura de acero, las deformaciones gravitatorias se han solventado con la caja de anchura de un metro y sección decreciente pero ello a su vez supone un problema de estratificación térmica que produce apreciables deformaciones del gnomon. Una sombra tan ancha hace que la lectura pierda precisión.

Nos ha gustado mucho el lugar donde recostarse para situarse en el eje del mundo, ¡es emocionante desde el punto de vista ptolemaico: todo giraría a nuestro alrededor!

Lo más curioso y sorprendente: el asteroide. Una esfera-espejo de dos metros de diámetro con cinco cráteres y alusiones a la sostenibilidad y nuestras obligaciones ambientales. No creo que se contemplará pero el espejo esférico es el mejor homenaje al al-Mutaman, emir de Zaragoza y el geómetra más destacado de al-Andalus, capaz de situarse a la altura de Alhacén y mejorarle la solución del problema del espejo circular mediante cónicas. Prefiero recordarle aquí que en su abandonado monumento.