Archive for the Escultura Category

Milla cero de la circunnavegación de Magallanes-Elcano en Sevilla

Posted in Escultura, España, Vía pública on 7 enero 2019 by angelrequena

El 10 de agosto de 1519 parten de Sevilla las cinco naves que la corona castellana ha puesto al servicio de Fernão de Magalhães para abrir la ruta occidental de las Malucas. Solo la nave Victoria regresará. De los 239 navegantes solo 35 sobrevivieron a la expedición: los 18 de la Victoria con Juan Sebastián Elcano al mando serán los primeros que dieron la vuelta completa al mundo. Necesitaron poco más de tres años.

Sevilla y Sanlúcar de Barrameda festejarán estos años el quinto centenario del acontecimiento. Desde los pitagóricos, la ciencia tenía constancia de la esfericidad de la Tierra pues las pruebas astronómicas eran convincentes. Ni siquiera en los años oscuros del Medievo se perdió el conocimiento pues el aval de Ptolomeo era garantía de certeza. La expedición de Colón se topó con América, lo que se ignoraba era si había paso navegable por el sur. El nuevo camino lleva el nombre de Magallanes.

La flota partió del muelle sevillano de Las Mulas en la orilla derecha, lo que hoy es el final del puente de San Telmo en el barrio de Los Remedios. Una escultura formada por varias circunferencias máximas recuerda el duro acontecimiento y una placa lo explica. Miserias humanas y materiales quedaron atrás. Si la Torre del Oro contara…

Anuncios

El cosmos en la Catedral del Chartres

Posted in Escultura, Francia, Templo, Vidriera with tags , on 1 enero 2019 by angelrequena

Las catedrales medievales son reflejo de su sociedad y su tiempo, de sus anhelos y su visión del mundo. Lo religioso y lo cósmico se confunden. El universo ordenado, inteligible y predecible, tiene un fondo religioso y/o una base científico-matemática  La admirable Catedral de Chartres es un lugar privilegiado para disfrutar del sentido cósmico de la obra.

Seleccionamos cinco elementos que simbolizan ese orden universal: la alegoría de la Astronomía del portal de las Artes Liberales y sus Sabios, la vidriera del zodiaco y los trabajos estaciónales, el reloj solar del ángel, la meridiana oculta y el reloj astrolábico.

El portal izquierdo de la catedral da idea del renacer científico y el avance del saber que van unidos a las escuelas episcopales. La alegoría de la Astronomía contemplando extasiada el cielo acompañada debajo por su sabio: Ptolomeo, cuyo Almagesto fue la referencia indiscutible durante más de milenio y medio.

El Reloj Astrolábico anónimo de 1528 forma parte de ese mundo de Ptolomeo, con su proyección estereográfica, que sitúa al Sol en su eclíptica moviéndose entre los dos trópicos. Los doce signos del zodiaco van mostrando el devenir de las estaciones.

El delicioso cuadrante solar del Ángel lleva marcada la fecha, 1578, y es ya un moderno reloj vertical. A diferencia de su pariente primitivo de Estrasburgo que es un simple reloj canónico.

En el mismo lateral sur del Ángel se conserva el gnomon de orificio de una meridiana que se ha borrado y que junto con la superficie en bisel nos dan testimonio de que en su momento nos señalaban el mediodía solar.

El incomparable azul de Chartres aparece majestuoso en la Vidriera del Zodiaco. Cada símbolo refleja la época del año con sus trabajos correspondientes: la vida humana con su periódico devenir anual.

Luís IX aprendiendo matemáticas en París

Posted in Escultura, Francia, Pintura, Universidad on 20 diciembre 2018 by angelrequena

El Gran Vestíbulo de la Sorbona, que sirve de acceso al Gran Anfiteatro, es una de las partes más lujosas del edificio. La planta baja tiene una estatua de Arquímedes y las escaleras parten de sendas esferas armilares. La parte superior está decorada con pinturas alusivas a distintos momentos de la historia cultural de Francia.

Destacamos una pintura en uno de los chaflanes curvados que representa al Rey Luís IX recibiendo lecciones de matemáticas por el Abad Vicente de Beauvais en 1223. Rey y monje portan sendos compases como muestra de su aprendizaje de la Geometría. El joven rey mira atento las explicaciones del abad. La pintura está firmada por T. Chartran. No son muchos los reyes matemáticos pero los ha habido del máximo nivel como al-Mutaman ben Hud de Zaragoza.

Un poco más al lateral se encuentra la pintura ambientada en la Place Royale parisina donde debaten cuatro de los grandes matemáticos del XVII: Pascal, Descartes, Desargues y Mersenne.

De la planta baja salen dos pasillos perpendiculares, las Galerías de las Ciencias y las Letras. Arquímedes con un compás (roto) se encuentra en el lado de las Ciencias como modelo de sabio.

El Gran Anfiteatro de la Sorbona

Posted in Escultura, Francia, Iconología de las artes liberales, Pintura, Universidad on 17 diciembre 2018 by angelrequena

El Collège de la Sorbonne se funda en el siglo XIII pero las construcciones actuales datan del XIX, cuando se constituyó la nouvelle Sorbonne integrando algunas edificaciones anteriores como la Chapelle de la época de Richalieu.

Cuando hay conciertos y los primeros sábados de cada mes en visita guiada se tiene la oportunidad de contemplar el Gran Anfiteatro, el Gran Vestíbulo, el Patio de Honor y la Capilla. Merece la pena hacer la reserva.

El sitio de referencia para mostrar la universalidad del conocimiento es el Grand Amphithéâtre presidido por el gran mural Le Bois Sacré (1889) de Puvis de Chavannes.

Los idílicos bosques sagrados están presentes en todas las culturas. Chavannes, como había hecho Lope en La Arcadia, convierte el lugar apacible en un centro de sabiduría. La alegoría de la Geometría se encuentra en el extremo de la derecha y se acompaña del texto: La Geometría representada por un grupo concentrado en la investigación de un problema. Los personajes absortos reflejan el encantamiento para dar respuesta a un reto matemático.

Los laterales y el fondo del anfiteatro albergan estatuas de sabios donde no faltan dos matemáticos universales, Pascal y Descartes. La decoración del techo incluye algunos medallones alegóricos. Reproducimos el de la Ciencia, con compás y esfera armilar.

La geometría contra la ignorancia en D´Azay-le-Rideau

Posted in Escultura, Francia, Iconología de las artes liberales, Matemáticas y sociedad, Palacio on 3 diciembre 2018 by angelrequena

Uno de los castillos más bellos del Valle del Loira es D´Azay-le-Rideau, que ocupa un islote del río Indre a unos kilómetros al sur de Tours.

El château suele ser citado como una de las más logradas realizaciones de la arquitectura renacentista en Francia. La escalera monumental es especialmente destacable.

El castillo fue erigido por el tesorero estatal de Francisco I que no llega a ocuparlo al ser acusado de malversación.

Nos situamos en la Cámara del Rey de la planta principal (llamada así pese a que el rey apenas pasó alguna noche en ella). La decoración se limita a una gran chimenea y unos deliciosos escritorios. Aunque no sea el de más calidad, nos fijamos en uno de madera tallada del lado derecho de la chimenea.

El tallador ha reproducido en la puerta superior la alegoría de Minerva victoriosa contra la ignorancia. La pintura original es del manierista flamenco Bartholomäus Spranger y el grabador Egidio Sadeler la reproduce.

Minerva doblega a un sátiro (con largas y bestiales orejas) y en su entorno se encuentran las artes que son atributos de la diosa: a un lado y otro destacan una esfera armilar y una mano con escuadra y compás.

Spranger personaliza el tema de Federico Zuccari en Porta Virtutis: la geometría como puerta de entrada a la virtud y a la civilización.

El ebanista del mueble de D´Azay-le-Rideau escribe Geome para que no queden dudas. Nos viene a la cabeza la historia que cuenta Vitrubio en De architectura (Libro VI,):

El filósofo Aristipo, discípulo de Sócrates, víctima de un naufragio, fue arrojado a las costas de la isla de Rodas y al advertir unas figuras geométricas dibujadas en la arena, cuentan que gritó a sus compañeros: « Confiemos, pues observo huellas humanas»

Matemáticas en el Museo Romántico de Madrid

Posted in Escultura, Iconología de las artes liberales, Instrumentos, Madrid, Museos with tags on 5 noviembre 2018 by angelrequena

El siglo XIX se estudiaba con las prisas del final de curso y además con un fárrago de guerras, revoluciones y cambios de gobierno que lo hacían complicado. Afortunadamente Benito Pérez Galdós vino al rescate: nos mostró una historia viva y apasionante, la de una época que marcaría el devenir moderno de España.

La reacción absolutista de 1823 tuvo como consecuencia otra oleada de exiliados (no se puede olvidar el drama de los afrancesados y de los doceañistas) que se impregnaron en Europa del movimiento romántico.

El Museo Romántico de Madrid tiene el encanto de los anhelos de libertad. Las figuras de Rafael de Riego o de Mariana Pineda son emblemáticas. El Romanticismo llega a impregnar todo el siglo. Resulta un buen lugar para la ensoñación.

Desde el punto de vista matemático hay varios objetos de interés. Un bonito reloj de sobremesa en latón representa a la Geometría (o Astronomía) con los instrumentos de la materia. Un libro en una mano y los instrumentos en la otra se hacen eco del estudio y la práctica. Los erotes en bajorrelieve se afanan en su actividad geométrica. Hay otro reloj de jarrón astronómico con los ciclos.

Al poco de entrar nos recibe una escultura de la Musa Urania concentrada en su trabajo con su globo y compás.

Al final nos depara una sorpresa: un Aritmómetro de Payen se encuentra sobre un aparador.

Aunque Leibniz gasto mucho esfuerzo y dinero en su máquina multiplicadora nunca funcionó con seguridad, durante siglo y medio las máquinas aritméticas se fueron perfeccionando pero su fabricación fiable e industrial no llegó hasta 1850 con el aritmómetro de Charles Xavier Thomas de Colmar. La máquina de Louis Payen fue la más exitosa a finales del XIX;  al mismo tiempo empezaron a proliferar otras patentes que abarataban los aritmómetros como la rueda Odhner.

El Aritmómetro de Payen fue expuesto hace poco en el Edificio Telefónica de Madrid para recordar a Ada Byron.

Claroscuros del Cronos de Melilla

Posted in Escultura, España, Instrumentos, Vía pública with tags on 10 septiembre 2018 by angelrequena

El conjunto escultórico del artista local José María Sánchez Martínez, colocado en la Plaza del Primero de Mayo de Melilla en el año 2014, ha dado mucho que hablar. Añadir un díos más al extenso panteón religioso de la ciudad, y además uno destronado, en la plaza que simboliza la lucha de los trabajadores fue una decisión curiosa.

Algunos han interpretado todo en clave esotérica y masónica. Dudo que el presidente de la ciudad hubiera dado esa interpretación tan tabú para su ideario. Desconocemos la voluntad del autor de la obra o si está tiene vida propia.

Desde el punto de vista matemático nos interesan las dos hemiesferas gemelas arrastradas por el titán que acaba con su tiránico padre Urano. Se trata de dos relojes solares con interesante uso escolar.

El reloj solar más sencillo de explicar es la semiesfera orientada al sur y cuyo eje orientado coincida con el eje de rotación del planeta. El gnomon se sitúa en ese eje y con la longitud del radio. La sombra de la punta se moverá uniformemente con la rotación de la Tierra, quince grados a la hora.

Los paralelos de Cáncer y Capricornio limitan el extremo de la sombra según las estaciones y marcan la época del año. El Ecuador marca los equinoccio, Cáncer el solsticio de invierno y  Capricornio el de verano. Las letras que lo indican ya casi son inexistentes.

Se ve que el escultor no quiso hacer relojes solares. ¿Dos gemelos? ¿Por qué tan pocas marcas horarias? ¿Por qué se curvan en “ese” las porciones de hemisferios que deberían marcar la hora? ¿Por qué no se ha instalado el conjunto en un lugar donde los edificios no den sombra? ¿Por qué no te puedes acercar sin peligro de atropello? ¿Ecuación del tiempo? ¿Extensión de los días entre Ecuador y Cáncer?

Los claroscuros no impiden el uso didáctico. Muchas veces es más útil lo imperfecto.