Archive for the Vía pública Category

Feydball, el fútbol anamórfico de Nantes

Posted in Francia, Vía pública with tags on 17 septiembre 2020 by angelrequena

La remodelación de un espacio libre en el centro de Nantes en el año 2015 se ejecutó de una forma ingeniosa: un campo de fútbol en forma de croissant que recupera su forma rectangular al verse reflejado en un espejo curvo. Un deporte divertido: jugar en campo anamórfico.

El proyecto fue diseñado por el estudio de arquitectura Barré-Lambot, que lo contempló como parte de un proyecto Playground, creativa iniciativa de espacios deportivos para niños.

Desde el aire puede verse la forma de judía y desde el espejo troncocónico elíptico el reflejo es un campo rectangular convencional.

La realidad quizá no sea lo que parece: la matemática ayuda a entenderla.

Juan Caramuel en Vigevano

Posted in Arquitectura, Italia, Vía pública on 14 septiembre 2020 by angelrequena

Juan Caramuel Lobkowitz (Madrid, 1606 – Vigevano, 1682) fue un monje cisterciense, lingüista, lógico y matemático. Niño superdotado, mantuvo su inmenso interés en múltiples campos del saber. Aparte de las lenguas europeas escribía en hebreo, árabe y chino.

Caramuel estudió en la Universidad de Alcalá de Henares y después en Lovaina. Mantuvo correspondencia con figuras tan notables como Descartes, Gassendi y Kircher. Realizó encargos para la corona y acaba ejerciendo de obispo en el Reino de Nápoles y en Lombardía. Muere como obispo de Vigevano, población situada a unos 30 kms tanto de Pavia como de Milán.

Como matemático dejó interesantes tratados como Mathesis bíceps (1670) y Cursus mathematicus (1667–1668). Escribe sobre probabilidad, pionero en numeración en base 2 y otras, desarrolla sus propios logaritmos tomando lo mejor de Neper y Briggs, modifica las regletas de la rabdología de Neper…

Vigevano queda un poco a desmano pero merece la pena la visita de su bonita Piazza Dúchale, de origen renacentista pero precisamente remodelada por el propio Caramuel que, además, diseñó la fachada curva de la catedral que cierra la plaza. La estatua del ilustre obispo matemático se localiza al otro extremo.

ADN matemático en León

Posted in Escultura, España, Vía pública with tags on 31 agosto 2020 by angelrequena

Saliendo de León por la carretera de Astorga (N-120) encontramos una rotonda, en el cruce con la calle Agustinos de León, donde se ha erigido una escultura dedicada al ADN. La representación no puede ser más matemática: dos hélices, hexágonos, pentágonos y otros polígonos enlazados.

La escultura es buena muestra de la utilidad de las matemáticas pero también de cómo “falsea” la realidad. Simplifica y ayuda a costa de introducir “anomalías”.

La escultura muestra una porción de la doble hélice y las cuatro bases que las conectan. Los polígonos enseñan la ubicación de átomos y moléculas pero a costa de poner unas líneas inexistentes.

Lo que mantiene enlazados los átomos para formar moléculas son nubes electrónicas que la mecánica cuántica y la electrodinámica nos explican. Las líneas de enlace son un simple recurso visual para indicar una compleja la hilazón, el simple trazo indica que los núcleos están “enlazados” pero de una forma difusa por orbitales electrónicos y por atracciones y repulsiones electrostáticas.

La matemática, y el artista que ha representado la molécula del ácido desoxirribonucleico, nos muestra la simetría profunda, lo básico a costa de lo accesorio. La matemática modeliza a sabiendas de sus límites.

La escultura es un homenaje a Rosalind Elsie Franklin que no pudo recibir el Nobel con Crick y Watson por haber fallecido con solo 37 años. La glorieta que da acceso al Parque Tecnológico cuenta con su ADN desde febrero de este año 2020.

El recuperado último mural de Renau en Erfurt

Posted in Alemania, Pintura, Vía pública with tags on 17 agosto 2020 by angelrequena

El arte de agitación y propaganda (“agipro”) puede ser ARTE en mayúsculas cuando los artífices son personas como el valenciano Joseph Renau Berenguer (1907 – 1982).

Renau como Director de Bellas Artes dela República desde 1936 fue el responsable de solicitar el Guernica y de salvar las obras del Museo del Prado. Su primer exilio en México le acerca a los murales de la mano de Siqueiros.

A partir de 1957 el pintor residirá en la República Democrática Alemana donde le encargan los diseños de grandes murales. Su última obra, que no llegó a verla montada, se levantó en Erfurt, la maqueta se conserva en el IVAM de Valencia, y lleva por título El hombre, la naturaleza y la técnica.

El mural de Erfurt, en Moskauer Plazt, se salvó de la demolición del edificio abandonado y fue desmontado en el año 2012. Una vez restaurado se ha vuelto a instalar en 2019. La obra mide 7 x 30 metros y está formada por 70000 teselas vidriadas, tipo gresite de unos 5 centímetros de lado.

La humanidad disfruta de las obras de la propia naturaleza y se sirve de la técnica para su bienestar y felicidad. La técnica es aplicación de la matemática, de ahí que el compás y el icosaedro en una de las manos. Una mano con una manzana y otra con el icosaedro muestran como pueden complementarse la herencia natural y la cultura científica al servicio de la liberación humana.

El mural y el cartel son la mejor forma expresión par un artista que manifiesta: «Pinto para personas que no están interesadas en pinturas. El arte tiene que llegar a la gente sin previo aviso, a todos los hogares».

Postscriptum: Esta entrada ha sido posible por la información aportada por Mercedes González, ceramista, investigadora y amiga con taller en Xàtiva. No son buenos tiempos para el turismo por la epidemia de COVID 19. Llevamos siete meses publicando material de reserva que se está agotando. Se agradecerán todas las sugerencias.

¿Ecuaciones de Maxwell? en Edimburgo

Posted in Escultura, Reino Unido, Vía pública on 3 agosto 2020 by angelrequena

En la Ciudad Nueva de Edimburgo, sobre el centro del bulevar George Street, desembocando en la plaza de St Andrew, se encuentra el monumento homenaje a James Clerk Maxwell (1831 – 1879), erigido en su ciudad natal y ejecutado por el escultor Alexander Stoodart en el 2008.

A los pies del frontal, sobre el pavimento, se encuentran las célebres Ecuaciones de Maxwell, cumbre de la física matemática del siglo XIX e inspiradora de la revolución de inicios del siglo XX.

El gran logro de Maxwell fue la unificación de la electricidad y el magnetismo, incluyendo además la luz como radiación electromagnética.

Maxwell formuló la síntesis de la electricidad y el magnetismo en veinte ecuaciones tensoriales (1873), pero será Oliver Heaviside quien las redujo a las cuatro conocidas (1881) que aparecen en la placa de la calle, a los pies del frontal del basamento de la escultura.

La casa natal de Maxwell se encuentra en el 14 de India Street.

Los brillantes trabajos del escocés abrieron grietas de incoherencia en la Física que Einstein tuvo que abordar.

Transbordador, mareómetro y muelle de Portugalete

Posted in Arqueología industrial, España, Vía pública on 8 junio 2020 by angelrequena

El transbordador de personas y vehículos de la desembocadura del río Nervión entre Portugalete y Guecho, el Puente Bizkaia, es patrimonio de la humanidad de la UNESCO  con todo merecimiento desde 2006. La majestuosa estructura de hierro fue la primera de este tipo, se levantó entre 1890 y 1893, y fue fruto de la tensión entre dos grandes ingenieros: Alberto de Palacio y Elissague y el francés Ferdinand Arnodin.

La revolución industrial genera su propia arquitectura y su forma de expresarse más genuina es a través del hierro. Cruzar la ría de Bilbao en la barcaza colgada es toda una experiencia de rememoración de un momento notable de la humanidad.

El muelle de hierro de 1877 está eclipsado por el famoso “puente” pero no desmerece en su modestia. El ingeniero Evaristo de Churruca encuentra en el hierro moldeado de la mítica fábrica La Maquinista Terrestre y Marítima la solución para consolidar el puerto de Bilbao.

Y entre el trasbordador y el muelle encontramos el mareómetro de 1883, una sencilla esfera de reloj parisina (Casa Borrel-Wagner) que indicala atura del mar para la navegación segura según los movimientos de un flotador. A diferencia de los mareógrafos que dejaban registro, la singularidad del ingenio de Portugalete consiste en que solo una aguja marca las alturas.

El hierro de las minas vizcaínas ha dejado en Portugalete un conjunto admirable de la mano de ingenieros matemáticos que supieron domesticarlo.

El Observatorio de Calton Hill en Edimburgo

Posted in Instrumentos, Reino Unido, Vía pública with tags on 30 abril 2020 by angelrequena

Cuando se pasea sosegadamente por la comercial Princes Street de Edimburgo no se sabe  dónde mirar, si a la fortaleza medieval de nuestra derecha o a la romántica colina del fondo. Ignoramos si la simulación de la Acrópolis fue buscada o casual, pero las doce columnas de Calton Hill son un reclamo para la mirada ensoñadora.

A Calton Hill hoy se sube para observar la ciudad tanto de día como de noche. Ayer se visitaba para observar los cielos. El espectáculo de las lucecitas de la ciudad es lo mismo que hace imposible un Observatorio: la luz es polución para el astrónomo.

Las observaciones se hacían desde dos edificios: el neoclásico con la habitual  cruz griega y un edificio cilíndrico de hermosa cúpula más moderno.

Bajo la cúpula accesible ya no queda nada. En el otro han conservado una silla de astrónomo y su telescopio de cuando era el ojo humano quien recogía la luz de las lejanas estrellas. Hoy se trabaja con datos digitalizados tratados con poderosas herramientas informáticas.

Como curiosidad mostramos la hendidura del edificio que parece partirlo en dos: es a apertura hemisférica para el telescopio fijo norte/sur que observa los tránsitos estelares.

La Milla Real en Edimburgo

Posted in Instrumentos, Reino Unido, Vía pública with tags , on 13 abril 2020 by angelrequena

La célebre Royal Mile de Edimburgo es el conjunto de calles consecutivas que unen el Castillo Medieval con el Palacio Real de Holyroodhouse. Se trata del eje central de la ciudad histórica. Las calles se utilizan como unidad de medida: su longitud de 1.814,2 metros da origen a la milla escocesa.

La Milla Real se divide en seis zonas relativamente diferenciadas: Castlehill, Castle Esplanade. Lawnmarket, High Street , Canongate y Abbey Strand. Dos colosos de la ilustración escocesa, David Hume y Adam Smith, han encontrado allí su emplazamiento.

Dos cosas deseamos resaltar: el delicioso conjunto solar de la Casa de John Knox y las antiguas cisternas del XVII que vamos encontrando conforme se hace el recorrido.

Knox fue el reformador de la Iglesia Escocesa en el siglo XVI y quizá por ello se conserva su residencia en el 51 de High Street, aunque queda fuera de la actual alineación. Llama la atención que la casa de un presbiteriano tenga al dios Sol informando a Cronos del paso del tiempo. Hay dos sencillos relojes solares declinantes, uno de ellos prácticamente a poniente.

Delante de la casa destaca uno de los Bowwell, los aljibes de abastecimiento del siglo XVII. Se conservan una docena, tras un proyecto de restauración. La mayoría están a lo largo de la Milla Real.

John Napier en Edimburgo: (III) Galería de retratos

Posted in Escultura, Museos, Reino Unido, Vía pública on 19 febrero 2020 by angelrequena

John Napier no podía faltar en la Scottish National Portrait Gallery. La Galería, como la de Londres, contiene retratos de los escoceses y escocesas más ilustres y, además, destaca a algunos como el caso nuestro Ioanne Nepero: encontramos su estatua en la decoración exterior y su representación en el Hall de entrada que hace el recorrido de los personajes notables de la historia de Escocia.

La estatua se encuentra en la esquina del edificio con el escudo de nobleza a sus pies. No se representa ningún simbolismo matemático, solo su figura.

La Galería deparará una grata sorpresa: el retrato de la matemática Mary Somerville, persona notable donde las haya y que merece una reseña posterior.

 

 

John Napier en Edimburgo: (I) La residencia.

Posted in Reino Unido, Universidad, Vía pública on 17 febrero 2020 by angelrequena

Hablar de Edimburgo es hablar del llamado padre de los logaritmos, la herramienta que nació para prolongar la vida del calculista y que termina siendo una función esencial.

 Siempre he tratado, de acuerdo con mis fuerzas y en la medida de mi capacidad, de acabar con la dificultad y el tedio de realizar cálculos; el fastidio por tales es una forma habitual de disuadir muchísimo del estudio de las matemáticas. Con este objetivo ante mí, emprendí la publicación del Canon de los logaritmos, en el que he trabajado por un largo tiempo en años anteriores…

De esta forma se expresaba John Napier (1550-1617), barón de Merchiston, en el prefacio de la obra cuyo  cuarto centenario celebramos en el 2014 y por la que es más reconocido: Mirifici Logarithmorun Canonis Descriptio.

Napier desarrolló toda su actividad en Edimburgo y la ciudad le recuerda por doquier. Empezamos por su residencia, Merchiston Tower, una casona que ha quedado engullida por la universidad que lleva su nombre.

La Universidad John Napier tiene diversos campus, el de Merchiston se come la antigua residencia: queda en el interior y adosada. El bullicio estudiantil hace revivir las paredes que alumbraron la ingeniosa renovación de la logística.

La siguiente calle se dedica al curioso personaje.