Archive for the Vía pública Category

Leonardo da Vinci en Málaga

Posted in España, Exposiciones, Vía pública on 29 abril 2019 by angelrequena

La Fundación la Caixa fue pionera en España en museos interactivos de ciencia con la puesta en marcha del veterano CosmoCaixa de Barcelona. Su última iniciativa se llama Leonardo Da Vinci. Observa, cuestiona, experimenta, una carpa itinerante que ahora se encuentra en Málaga.

Varios modelos de los códices de Leonardo instalados en la calle Alcazabilla sirven para llamar la atención sobre el genio del Renacimiento. El lugar no puede mejorarse: delante del circo romano, a los pies de la alcazaba árabe y a la vista del soberbio edificio neoclásico de la aduana, hoy Museo de Málaga.

Leonardo es la disculpa para poner a los asistentes ante retos variados que estimulen la creatividad. Un buen vídeo sirve de introducción.

La exposición se puede visitar en Málaga del 24 de abril al 21 de mayo de 2019 y el mes siguiente viajará a Valladolid. La propuesta se hace en colaboración con el Parque Leonardo da Vinci – Clos Lucé.

Merece la pena ver los ingenios tan emblemático y cargado de historia.

“Estructuras de Weaire-Phelan” en la playa de Torre del Mar

Posted in España, Vía pública with tags on 18 abril 2019 by angelrequena

Paseando por la playa de Torre del Mar nos encontramos con un rocódromo infantil formado por dos tetracaidecaedro, uno de los dos sólidos de Weaire-Phelan que llenan el espacio.

Dos físicos del Trinity College de Dublín, Denis Weaire y su estudiante Robert Phelan, encontraron en 1993 un contraejemplo a la Conjetura de Kelvin: un piritoedro (dodecaedro de simetría tetraédrica) y un tetracaidecaedro (doce pentágonos y dos hexágonos, con simetría de antiprisma) ahorraban superficie para el mismo volumen y mejoraban la ocupación del espacio del octaedro truncado.

Desde el punto de vista matemático tiene un gran interés: el diseño de su exterior está basado en las burbujas de Weaire-Phelan, óptimo de llenado del espacio hasta hoy.

Las Estructuras Weaire-Phelan no han pasado desapercibidas tanto para la naturaleza como para los artistas, que han sucumbido a su encanto. Precisamente los clatratos (hidratos de metano a baja temperatura), una de las mayores fuentes posibles de hidrocarburos, están formados por estas estructuras. La naturaleza se adelantó al descubrimiento.

Tomás Saraceno, un artista utópico, ha expuesto Cloud City, en la terraza del Metropolitan Museum de Nueva York, una propuesta residencial basada en estos sólidos de Weaire-Phelan.

La fachada externa del Cubo de agua de Pekín se realizó con una sección de la estructura Weaire-Phelan.

Los juegos infantiles de cuerdas nos aportaban sólidos de Kelvin: ahora los rocódromos representan a quien los destronó como estructura óptima.

Noria y reloj solar en la “EXPO 2008” de Zaragoza

Posted in Arqueología industrial, España, Vía pública with tags on 11 abril 2019 by angelrequena

Zaragoza compitió para celebrar la Exposición Universal 2008 sobre El agua y el desarrollo sostenible. La capital aragonesa triunfó. Un meandro del río Ebro al oeste de la ciudad acogió la muestra.

Seleccionamos un remanso de paz de los restos de la exposición que se encuentra tras el edificio de la compañía Endesa. Se trata de la gran noria y del reloj solar ecuatorial y horizontal.

Como el gran gnomon de Vadorrey en el Parque de Oriente y otros artificios de Zaragoza, el cuadrante  de la ciudad del agua está diseñado por Juan Antonio Ros, escultor e ingeniero, un buen exponente de la mejor tradición de la ingeniería: los artificios han de ser prácticos y, además, bellos.

Los relojes solares han perdido gran parte de su primitiva utilidad tras la desaparición de la hora local pero conservan su valor didáctico y su encanto. El cuadrante de Ros es doble y permite mostrar las diferencias entre el ecuatorial y el horizontal. El gnomon es paralelo al eje de la Tierra: el llamado eje del mundo del sistema ptolomeico.

Cierta pena nos causa la noria, la gemidora callada. La noria primitiva fue construida por sirios venidos de Hama y era de madera, emulaba la tradición árabe con sus antiguos materiales. Hoy es un gran esqueleto metálico sin función. Con gran esfuerzo podemos rememorar la admiración de Don Quijote por las aceñas del Ebro.

En el Segura y el Cabriel siguen funcionando las viejas norias cuidadas por los regantes y suministrando el preciado liquido. No todo está perdido.

El embalse renacentista de Tibi

Posted in Arqueología industrial, España, Vía pública on 28 febrero 2019 by angelrequena

Entre las grandes obras de ingeniería del siglo XVI destaca el Embalse de Tibi sobre el río Monnegre. La ingeniería era parte de la matemática en la época y sus artífices solían ser conocidos como los matemáticos del rey.

La obra fue iniciada en 1580 y estuvieron a cargo del italiano Juan Bautista Antonelli y su sobrino. Juan de Herrera y posiblemente Juanelo Turriano colaboraron en el diseño.

Durante más  de dos siglo tuvo el honor de ser la presa más alta del mundo con sus 46 m de altura. Se trata de una impresionante construcción de sillares en arco, innovadora y precursora de las mejores presas modernas.

La presa fue restaurada en el siglo XVIII. Los dos puentes de bella factura y la ermita con escudo son de la Ilustración.

Una escalera parcialmente excavada en la roca permite superar el enorme desnivel y subir cómodamente hasta la ancha corona del embalse.

Si la visita se realiza en febrero nos encontraremos los almendros en flor en una zona de insuperable belleza natural. El río se llama Verde aguas arriba, Negro en la zona media y Seco en su desembocadura en El Campello.

El “metro republicano” de Agde

Posted in Francia, Matemáticas y sociedad, Vía pública with tags on 11 febrero 2019 by angelrequena

La Revolución Francesa de 1789 en su deseo de extender las luces y la razón fue también la época de los savants. Los sabios fueron parte activa de la revolución, la más profunda, la de las ideas. Las disputas de orden político se entremezclaban con las científicas y hasta las poéticas.

Dos asuntos de carácter práctico se renovaron: el sistema métrico decimal y el calendario republicano. El primero se ha ido extendiendo mientras que el segundo apenas ha llegado a tener 15 años de vida

El matemático Gilbert Romme fue el artífice del calendario con el apoyo de tres grandes: Lalande, Delambre y Laplace. El 22 de septiembre de 1792 (equinoccio) fue el día cero de la reforma.  En 1805 fue suprimido por Napoleón. La efímera Comuna parisina de 1871 lo restauró brevemente. Los bellos nombres acuñados por el poeta Fabre d´Eglantine quedaron para los manuales de historia.

Cuando vemos los calendarios en piedra de tantas iglesias y catedrales medievales con las actividades  estaciónales (siega, la vendimia, la matanza,..) no podemos dejar de rememorar el poético calendario revolucionario de los primaverales germinal, floreal y pradial.

La villa mediterránea de Agde nos ofrece con su metro del año X la oportunidad de recordar los importantes acontecimientos del final del siglo de las luces.

El metro patrón, escalado a centímetros, se encuentra en la Casa Consular del siglo XVIII, hoy llamada Corazón de la Villa, pegado a los soportales porticados que servían de mercado.

Recordando a Martín Cortés en Bujaraloz

Posted in Azulejos-Mosaicos, España, Vía pública on 4 febrero 2019 by angelrequena

Bujaraloz, la villa aragonesa cercana a Zaragoza, recuerda a si ilustre cosmógrafo Martín Cortés de Albacar (1510-1582) tanto en el Ayuntamiento con un panel cerámico como en una de sus plazas con una esfera armilar.

Cortés fue el autor del Breve Compendio de la Sphera y de la Arte de Navegar, con nuevos instrumentos y reglas, ejemplarizado con muy sutiles demostraciones (Sevilla, 1551), el libro más adecuado para la nueva navegación transoceánica.

En 1561 el Breve Compendio se traduce al inglés. Nueve ediciones inglesas hasta 1630 dan cuenta de la importancia del libro en cuya introducción se dice:

Presento a la vista de mis lectores el Arte de Navegar, fruto y práctica de Martín Cortés, español, de cuya ciencia y habilidad en asuntos náuticos es suficiente prueba la misma obra, porque no existe en la lengua inglesa libro alguno que, con un método tan breve y sencillo, explique tantos y tan raros secretos de Filosofía [Filosofía Natural: Física], Astronomía y Cosmografía, y en general todo cuanto pertenece a una buena y segura navegación.

Inglaterra llegaría a finales del XVII a dominar el mar pero en sus inicios se sirvió de manuales hispanos.

Un hecho destacable de Cortés es la constatación de la declinación magnética: la existencia de un polo magnético distinto del geográfico.

El Breve Compendio se redactó al mismo tiempo que el Arte de navegar (1545) de Pedro de Medina, pero éste se editó seis años antes. El Arte de Medina fue más exitoso en la Europa continental pues fue traducido al francés, al alemán, al holandés, al italiano y solo dos veces al inglés.

El panel cerámico del ayuntamiento reproduce parcialmente el primer grabado del Breve Compendio.

El monumento de la plaza de está coronado por una esfera armilar y recuerda el cuarto centenario de la redacción, que no de la publicación, del famoso compendio de navegación.

El gran cuadrante solar de la Concordia en París

Posted in Instrumentos, París, Vía pública with tags on 31 enero 2019 by angelrequena

El célebre astrónomo Camille Flammarion realizó en 1913 el primer intento de utilizar el Obelisco de Luxor de la Plaza de la Concordia como gnomon de un gigantesco reloj solar. La guerra de 1914 paralizó la propuesta. En 1938 se retomó la idea con una suspensión similar. Afortunadamente en 1999 se pudieron dibujar las líneas de forma un tanto modesta.

El obelisco tiene una altura de 23 metros pero el gnomon se eleva a 31´4 metros tras añadirle el pedestal y el piramidón que corona el monumento. El conjunto es un metro más alto que el Record Guinness de Vadorrey en Zaragoza que lo obtiene por su gnomon orientado según eje del mundo.

La parte más visible del reloj son las líneas rectas de pintura de las horas y los números romanos correspondientes. Algunas líneas están rotas por mala colocación de la piedra levantada. En la calzada hay alguna línea de puntos con placas circulares metálicas y también hay algún vestigio metálico en las proximidades del obelisco.

Las hipérbolas de los solsticios no se han dibujado pero si la recta de los equinoccios: la línea transversal a las horarias.

El cuadrante de la Concordia sigue la senda del instalado en Roma por Augusto que usaba también el obelisco traído de Egipto. El obelisco de la Plaza de San Pedro en Roma se limita a ser Meridiana, al igual que el de la Plaza de Montecitorio que utiliza el de Augusto.