Archivo para octubre, 2011

Técnica y sabiduría en los jardines de La Granja

Posted in Arqueología industrial, Escultura, España, Palacio with tags on 31 octubre 2011 by angelrequena

Los jardines de La Granja de San Ildefonso ofrecen en otoño una de sus mejores caras. Un paseo por las calles es siempre reconfortante, y lo son más al permitir comprobar cómo funcionan sus espectaculares fuentes: en algunas el agua alcanza 40 metros de altura.

El mecanismo es simple: vasos comunicantes. El agua de las cumbres de Peñalara se recoge en un delicioso embalse llamado pretenciosamente El mar, situado en una loma, y desde allí con un sistema de tuberías se distribuye por las innumerables fuentes. No hay bombeo, solo diferencial de presión por la altura.

En Aranjuez –con mecanismo similar- el agua proviene de la laguna de Ontígola y no se aprecia tanto como en La Granja, donde todo está más concentrado.

De las mitológicas fuentes destacamos la de Minerva, una de las situadas en la plaza de las Ocho calles. La diosa de la guerra es también la de la sabiduría y la ciencia por ello porta sus armas y a sus pies se encuentran una esfera estelar y un compás.

Anuncios

La formación del príncipe del Renacimiento hecha tapiz

Posted in España, Iconología de las artes liberales, Matemáticas y sociedad, Tapices on 27 octubre 2011 by angelrequena

El emperador Carlos de Gante fue la esperanza del erasmismo como anhelo de reforma moderada y a él le tocó ser el monarca de la encrucijada de una nueva sensibilidad. Desde el imperio romano nadie había acumulado tanto poder como Carlos V.

La formación del emperador tiene una brillante expresión en la impresionante colección de tapices flamencos que se exhibe en el Palacio Real de la Granja de San Ildefonso. Los nueve tapices de gran dimensión que forma la serie conocida como los honores constituyen todo un programa iconográfico de los valores, la educación, los modelos, y la ideología de una época que se sabía distinta.

La gran sala con la que se inicia la visita del palacio borbónico tiene al primero de los austrias como gran protagonista. Si no fuera por la belleza de los jardines de otoño que nos esperaba quizá no hubiéramos sido capaces de separarnos de esa primera sala. El magnetismo de esa didáctica de la imagen es totalmente cautivador.

Seleccionamos por su representación de las Artes Liberales el tapiz de La prudencia. Las siete artes liberales construyen el carro de la virtud. Las artes dejan sus instrumentos a unos amorcillos para con una hachuela de carpintero modelar la rueda de la fortuna. Casi tan impresionante como el Tapiz del astrolabio toledano.

El amorcillo de la Geometría tiene un compás (ver figura) y el de la Aritmética una tablilla.

Los tapices pertenecen al taller de Peter van Aelst sobre cartones de Bernard van Orley, lo mejor del momento,  y fueron tejidos en la década de la coronación de Carlos, la tercera del siglo XVI.

Los frisos tridimensionales del románico en el MNAC

Posted in España, Museos, Pintura with tags on 24 octubre 2011 by angelrequena

El románico desconocía la perspectiva matemática, la cónica, y sus representaciones suelen ser frontales e hieráticas. Si las pinturas son ingenuas no por ello dejan de ser expresivas y no ignoraban rudimentos de la representación espacial.

El románico bebe de la tradición romano/bizantina tan aficionada a las grecas y frisos que dan sensación espacial, por ello es frecuente encontrar en la pintura románica cenefas que conquistan el espacio.

Nos fijamos en dos grecas tridimensionales de las múltiples que encontramos en el siempre acogedor Museu Nacional d´Art de Catalunya de Barcelona: las de Santa Maria de Taüll y San Pedro del Burgal, ambas del siglo XI. Las cenefas suelen usarse como frisos y como marco, al modo de los bordes de los mosaicos.

El colorido es otro de los atractivos de estas ingenuas representaciones que pervivirán en el renacimiento y que tienen una de sus mejores representaciones en las basas decoradas de la casa matriz olivetana cerca de Siena.

El Jantar Mantar de Delhi

Posted in India, Instrumentos, Vía pública with tags on 20 octubre 2011 by angelrequena

La India del siglo XVIII se mantenía desde el punto de vista astronómico en la tradición del Almagesto de Ptolomeo actualizado con las aportaciones árabes y sánscritas. Se usaba todavía un sistema geocéntrico con ocho esferas.

La necesidad de dar precisión a las observaciones llevó al maharajá Sawai Jai Singh II (1688-1743) a construir cuatro grandes Jantar Mantar (literalmente, instrumento de cálculo). El más espectacular se encuentra en Jaipur, pero el de Delhi no desmerece.

La instrumentación matemática aparece hoy como un parque escultórico muy vivo donde el visitante puede pasear, subirse y dejar volar su imaginación con la evocación de una de las ciencias más unidas al desarrollo humano como la astronomía.

Las estructuras de ladrillo han necesitado restauración para recuperar su antiguo aspecto y convertirse en un oasis dentro de la ciudad.

En la India de Jai Singh no se usaban los grados, minutos y segundos pero en la práctica era igual de sexagesimal pues el círculo completo se graduaba en 60 ghatikas de 6 grados cada uno.

Las fotos las hemos tomado de http://www.redes-cepalcala.org/ciencias1/astronomia/jantar.mantar/jantar.mantar.intro.htm, donde se puede completar la descripción de los observatorios.

La molienda del tabaco en Sevilla

Posted in Arqueología industrial, Escultura, España, Instrumentos with tags on 13 octubre 2011 by angelrequena

La Real Fábrica de Tabacos de Sevilla es uno de los edificios industriales más importantes de España, quizá el más espectacular. Hoy ha sido reconvertido en Universidad y Rectorado, y por ello transformadas algunas de sus portadas. La más majestuosa ha sido respetada y conserva la fachada original de 1757 de Sebastián Van der Borcht, se trata de la que mira a la calle San Fernando y al moderno tranvía.

En el pórtico nos encontramos con una representación de los molinos de tabaco junto a otros motivos indigenistas alegóricos del tabaco. La fidelidad de la reproducción permite apreciar hasta los engranajes.

Los molinos eran necesarios porque hasta el siglo XIX el tabaco se consumió en forma de polvo, el rapé de las novelas. La Real Fábrica de Sevilla llegó a tener 170 molinos movidos por 200 caballos.

Tumba de Galileo en Florencia

Posted in Escultura, Iconología de las artes liberales, Italia, Mausoleo, Templo with tags on 10 octubre 2011 by angelrequena

La basílica menor de la Santa Croce de Florencia es un verdadero mausoleo de italianos ilústres: Miguel Ángel, Alberti, Maquiavelo, Galileo y otros tienen sus restos en la iglesia.

El sepulcro de Galileo esta en el inicio de la nave izquierada, cerca del altar. La tumba esta rodeada por un busto de Galileo con telescopio sobre unos libros y un globo, y por las alegorías de la Astronomía y la Geometría.

Especialmente interesante es la alegoría de la Geometría, la de la derecha, pues lleva las figuras de la caída de los graves con movimiento uniformemente acelerado en forma parabólica. La escultura es del florentino Girolamo Ticciati.

La Santa Croce merece una visita detallada por todos los tesoros que alberga.

El templo de Torres Quevedo en Madrid

Posted in Instrumentos, Madrid on 7 octubre 2011 by angelrequena

Por fortuna el exabrupto de Unamuno que inventen ellos no ha tenido aplicación universal en este país. No solo la charanga y pandereta han dominado las mentes del solar patrio. La superstición y la arrogancia han intentado ahogar la creatividad pero el espíritu una vez más se nos revela libre.

En los semisótanos de la Nueva Escuela de Caminos de la Ciudad Universitaria de Madrid, entre laboratorios y talleres, han encontrado cobijo los restos del Laboratorio de Automática de Leonardo Torres Quevedo.

En una época se erigían laicos templos a la razón, a los prohombres que iluminaban con la ciencia el camino de la humanidad. En España esos templos son casi catacumbas, como muestra nos fijamos en este refugio de las  esplendidas reliquias de un inventor genial cuya obra requeriría mejor emplazamiento. Mientras, agradecemos calurosamente a la Nueva Escuela donde Don Leonardo estudió que haya acogido página tan importante de la inventiva española de inicios del siglo XX.

Previa solicitud de la llave, con generosa confianza y algunas indicaciones, podemos contemplar a nuestras anchas la maquina para resolver ecuaciones polinómicas y de fracciones algebraicas, el husillo logarítmico del que hemos hablado, e incluso una esplendida maqueta del trasbordador del Niagara que todavía permanece en uso.

Bellos paneles y buenas instrucciones nos explican los desarrollos matemáticos que Torres Quevedo resolvió con la mecánica.

La soledad del lugar -cuando no hay clases- favorece el éxtasis ante estas maravillas de creatividad. Dispóngase el visitante a disfrutar como en pocos sitios. A la salida alguien ha guardado viejos instrumentos de cálculo y reglas logarítmicas en un estante, no olvidad su contemplación.