Archive for the Monasterio Category

Ecos lejanos de Sefarad en Lucena

Posted in España, Monasterio, Museos on 22 agosto 2019 by angelrequena

Muchas ciudades españolas muestran su antigua judería y destacan la importancia cultural de la comunidad hebraica. Ninguna fue tan reconocida como Lucena entre los siglos IX y XI. El propio nombre de la ciudad pide la salvación divina en hebreo. Del antiguo esplendor solo queda el eco de las crónicas. Lucena fue un gran centro de formación que no ha dejado apenas vestigios monumentales.

La grafía callejera actual ha recuperado la lengua hebraica, como la Puerta del Peso, que nos recuerda como la medida era fundamental en la vida cotidiana de las ciudades.

Desde el punto de vista matemático señalamos la encomiable apuesta de un colectivo por salvar la memoria de Nuestra escuela en la Casa de los Mora, un antiguo claustro dominico que tras la exclaustración fue incluso bodega proveedora de la Real Casa, como muestra la ventana que es todo un bello culto al vino.

No puede faltar en un museo de la escuela una vitrina dedicada a las matemáticas con sus regletas, poliedros y cartulinas.

Nos gustó el trampantojo de los postigos de un ventanal que prolonga la galería superior del claustro. Los palacios, iglesias y el Castillo del Moral completarán el rememorador recorrido.

El transcurrir del tiempo en Vendôme

Posted in Francia, Monasterio with tags , on 14 enero 2019 by angelrequena

La Plaza Vendôme de París es el centro del  lujo de la capital francesa. La provinciana ciudad de Vendôme, en la región del Loira y departamento de Blois, está cargada de historia: el tiempo fluye imparable.

Los condes de Vendôme terminaron entroncados en la Casa de Borbón y su Castillo nos lo recuerda. Un episodio de la vida de la ciudad es inseparable de la aspiración por la justicia y la igualdad de la humanidad: Graco Babeuf  fue juzgado y ajusticiado en 1797 en Vendôme. Babeuf representa en las ideas sociales los anhelos de verdadera igualdad: su Conspiración de los Iguales fue desbaratada antes de producirse y el preso fue trasladado desde París donde sus partidarios eran tantos que podría ser liberado.

El tiempo nos parece lo más significativo en Vendôme, incluso el tiempo pasa para el tiempo. Fuimos a la ciudad por ser la fachada de la Abadía de la Trinidad una joya del gótico flamígero y por sus deliciosas las misericordias de la sillería. El claustro prácticamente había sido destruido pero las arcadas habían sido aprovechadas.

El antiguo claustro conserva al menos ocho relojes solares, casi todos borrados, en los contrafuertes de la iglesia. Hay cuadrantes canónicos, declinantes y los redundantes que parecen servir para dar las horas itálicas y bohémicas.

El tiempo es borrado por el tiempo aunque se resista. El nuevo edificio construido sobre el antiguo claustro también tiene un cuadrante solar y una meridiana de orificio: también muy borrados pese a ser más recientes. La meridiana tiene analema.

Las bellas misericordias de la sillería del coro de la Trinidad se suman al devenir cíclico del tiempo. Gran parte representan los signos del zodiaco y las actividades vinculadas a los meses (siega, vendimia, etc.). La sillería fue desmontada y vendida, un sacerdote pudo rescatar unas cuantas. La colocación no responde a su localización original. Exponemos como bella muestra la misericordia de la matanza del cerdo.

Frescos matemáticos del Strahov en Praga

Posted in Biblioteca, Iconología de las artes liberales, Monasterio, Pintura on 30 abril 2018 by angelrequena

El Monasterio de Strahov es una antigua fundación del siglo XII remodelada de forma que en su aspecto actual dominan el barroco y el neoclasicismo. Las dos bibliotecas, la Teológica y la Filosófica, son de gran valor tanto por su estética como por su contenido. En ambas hay frescos alegóricos a la actividad matemática. El monasterio se localiza en el alto de Mala Strana, cerca de la plaza con la moderna escultura de Kepler y Brahe.

 

La Biblioteca Filosófica (c. 1779) es más alta y clasicista. Los frescos son continuos y en grandes escenas; en el lateral derecho se puede observar a los sabios Tales, Pitágoras o Euclides trabajando en su actividad con distintos instrumentos y dibujos geométricos. Los focos colocados recortan la visibilidad. La figura inclinada con compás recuerda la Escuela de Atenas de Rafael.

La Biblioteca Teológica (c. 1670) expone algunos globos, es más baja y los frescos están enmarcados entre estucos. El primero de ellos muestra una discusión entre sabios mientras otro con un compás realiza las mediciones sobre un globo. Curiosamente la cita del Eclesiastés es una de las usadas por Galileo contra los teólogos ortodoxos: Dios entregó el mundo para que fuera debatido. Al fondo se pueden ver los rótulos con el contenido de los libros: aparecen Math y Arith.

Entre los pocos libros expuestos se encuentra una copia italiana del siglo XIV del Atlas estelar de Abd Al-Rahman Al Sufi (Azophi).

El recorrido por Praga, la capital más astronómica, tiene una parada en Strahov.

Paradojas ópticas por los suelos de la Cartuja de Pisa

Posted in Azulejos-Mosaicos, Italia, Monasterio with tags on 31 octubre 2016 by angelrequena

Cartuja Pisa

La Cartuja de Pisa se encuentra en Calci, en la falda de la montaña, a unos diez kilómetros al Este de la ciudad. De sus relojes y meridianas ya hemos hablado, corresponde ahora dedicarse a sus suelos de mármol de tres tonos con los que se construyen hermosas paradojas ópticas.

La Cartuja se construyó en el siglo XIV pero lo que predomina es su reconstrucción barroca del XVII. Los suelos serán de esa época.

Calci1

Calci3

No solo hay sensación de profundidad: en los cubos o tetraedros también cambia la sensación, tanto pueden verse como emergiendo como al revés.

Calci2

Los trampantojos de las pinturas merecen especial atención. Nos limitamos a mostar una de las muchas ampliaciones del espacio donde se incluyen suelos y columnas.

Calci4

Gnomónica en la Cartuja de Pisa

Posted in Instrumentos, Italia, Monasterio with tags , on 22 agosto 2016 by angelrequena

Reloj Capitolio

La Cartuja de Pisa se encuentra en la pequeña y paradisíaca localidad de Calci, a unos diez kilómetros al oriente, en la falda de las montañas. La Certosa fue levantada en el siglo XIV pero lo que hoy admiramos es la reconstrucción barroca del siglo XVII tanto de la fachada, la iglesia y las dependencias clausúrales.

Varias cosas hacen entrañable la cartuja: los trampantojos, tanto en las pinturas murales como las ilusiones espaciales de sus suelos, y los múltiples rincones gnomónicos de los claustros y pasadizos. Los trampantojos los dejamos para otra ocasión, limitándonos ahora a hacer un recorrido por algunos relojes solares y su sencilla meridiana de cámara oscura.

La amable guía que enseña la cartuja, ya abandonada por los monjes, está bien adiestrada para nuestro objetivo solar pues el comandante de Marina Cappelletti lleva años mostrando los tesoros del monasterio y haciendo visitas durante las efemérides. El mismo comandante firma un moderno reloj solar del Claustro Grande.

El reloj más bonito se encuentra en el pequeño claustro del capitolio. Se conserva parte de la policromía al fresco y la inscripción De vital cursu quaelibet hora rapitur, que nos recuerda el eterno pasar del tiempo. Se trata de un reloj de índice,  el gnomón no está orientado, donde la hora es marcada por el extremo, tal como indica el comentario.

Claustro grande

Donde más gnomónica encontramos es el claustro grande. Incluso parece que era un taller de prácticas. Reproducimos una bonita meridiana con gnomón agujereado y una loseta  más. En la zona de los jardines también se hallarán huellas de un inservible reloj.

Claustro grande 2

La variedad se completa con una humildísima meridiana de cámara oscura que se localiza en el corredor de la segunda planta. Sobre un rústico pavimento de simetría pgg (giro de media vuelta y dos ejes deslizantes) y un precioso óculo elíptico que ilumina la planta inferior.

Corredor de la segunda planta

La meridiana es una línea apenas marcada en el suelo y casi sin indicaciones. Una línea transversal para los equinoccios y un resto de marca para el solsticio de invierno cuya iluminación mostramos.

Solsticio invierno

La cartuja conserva su antigua botica y algunas muestras de la elaboración de vino y aceite. Parte de las instalaciones albergan el museo de Ciencias Naturales de Pisa. En su vestíbulo y aseos encontramos viejas presas.

La meridiana de la Cartuja de Galluzzo en Florencia

Posted in Florencia, Meridiana, Monasterio with tags on 28 abril 2016 by angelrequena

Meridiana Galluzzo

La Cartuja de Galluzzo ocupa una de las bellas colinas de las proximidades de Florencia, al sur de la Puerta Romana. Fundada en el siglo XIV, fue habitada por monjes cartujos hasta 1958 y desde entonces alberga una pequeña comunidad de cistercienses.

El monasterio conserva varios recuerdos gnomónicos como corresponde a las órdenes religiosas que realizan sus rezos y actividades según el ciclo solar de forma precisa.

La meridiana de cámara oscura se encuentra en una galería de la segunda planta, encima de la entrada próxima al punto de recuerdos y licores. La Cartuja y la Meridiana se enseñan por alguno de los amables monjes, según la disponibilidad porque son muy pocos.

Se trata de una línea meridiana quebrada que se eleva desde el suelo por la pared. La parte vertical mide 2´5 metros y 2´80 la horizontal. La parte del suelo ha perdido la analema, si llegó a tenerla, mientras que la de la pared sigue bien trazada.

Equinoccio Galluzzo

El agujero gnomónico es de bronce y tiene forma de estrella de ocho puntas como también la marca del equinoccio.

Agujero gnomónico Galluzzo

La meridiana sirve de calendario pues sus marcas destacan los días de los meses y de ajuste horario. La línea es de mármol negro rodeado de blanco. Los signos del zodiaco estan marcados sobre la piedra.

La parte superior conserva parte de una inscripción: “G.B.D…CCLXIII”. Se interpreta que corresponde a Giovan Battista Donati, director del Observatorio Astronómico de Florencia entre 1856 y 1872, de forma que la fecha marcada es 1863. Es probable que la línea sea mucho más antigua y que la inscripción se corresponda con la marca de la analema. Por esas fechas se estaba estableciendo la nueva hora europea frente a la antigua hora italiana.

Cartuja Galluzzo

La meridiana Fray Pacífico en Benissa

Posted in Azulejos-Mosaicos, España, Instrumentos, Monasterio with tags on 29 septiembre 2014 by angelrequena

Analema Benissa p4m

El modesto convento franciscano de la Purísima Concepción de la Madre de Díos de Benissa fue fundado en 1611 con buena traza y fachada de sillería. Un patio muy agradable con arcadas de medio punto, a modo de claustro, no desmerece de la sencilla construcción. Este pequeño monasterio de Benissa goza del honor de tener todavía dibujado en el suelo una línea meridiana con analema. El orificio gnómonico desapareció con las obras de la fachada sur pero el azulejo rayado con la meridiana se conserva.

El monje valenciano Fray Pacífico Albero Estany estuvo en Benissa antes de trasladarse a Argentina, donde falleció. Fray Pacífico construyó la meridiana, a principios del siglo XX, en lo que era la biblioteca. El muro sur tuvo que ser demolido y su balcón cambió de lugar. La biblioteca fue dividida y hoy son el despacho y el dormitorio del Padre Superior.

Solo ha quedado la huella de la línea meridiana, unos 4 metros de trazo sencillo, y de su analema, con trazada múltiple, sobre una bella baldosa hidráulica de simetría p4m (celda base obtenida juntado cuatro baldosas). AnalemaLa analema es la curva en forma de ocho, infinito o lemniscata no simétrica que marca la diferencia entre la hora civil (media) y la hora solar. Si miramos hacía el sur durante todo el año a las 12 de la mañana civiles (no a la hora oficial) nos encontraremos que el Sol describe una curva con dos lazos que se separan hasta 16 minutos de la hora solar. La razón de las diferencias radica en la superposición de dos causas: la trayectoria elíptica de la Tierra y la inclinación de su eje de rotación. En la foto superior se ve la analema del solsticio de invierno y la línea meridiana en el centro. La foto inferior muestra donde estuvo el orificio, entre el balcón enrejado y la ventana de la derecha.

La fatalidad acompaña a las meridianas en España. Quizá algún día se destape la del Palacio de Aranjuez y nos sorprenda con una analema, mientras tanto solo la franciscana de Benissa nos da testimonio de la curva del tiempo en cámara oscura. La meridiana de Benissa ha sido estudiada en detalle por Antonio J. Cañones. Ventana Benissa