Archive for the Palacio Category

El “studiolo” de Gubbio reproducido

Posted in Italia, Marquetería, Palacio on 3 mayo 2018 by angelrequena

El casco antiguo de Gubbio pasa por ser uno de los conjuntos medievales más amplios y mejor conservados de Italia. Protegido por una montaña y ocupando su ladera, la ciudad ofrece su extensa imagen desde las ruinas de su antiguo teatro romano.

El Renacimiento tuvo en Gubbio uno de sus centros. El duque Federico Montefeltro mandó construir dos palacios: uno de Urbino para residencia habitual y otro más modesto en Gubbio. El studiolo de Urbino era para el propio Federico mientras que el de Gubbio fue pensado para su hijo Guidobaldo. La corte de Urbino fue uno de los focos de mecenazgo de la época.

La disposición de los studiolos en las dos ciudades era similar. La parte inferior se recubría completamente de taracea perspectiva con instrumentos científicos, musicales, técnicos, religiosos y libros. La parte superior se dedicaba a la pintura, en Urbino con retratos de sabios personajes alegóricos a las distintas disciplinas y el de Gubbio con las siete artes liberales. El espacio del duque era más intimista mientras que el de su hijo en Gubbio era más didáctico: los personajes arrodillados van recogiendo el saber de las alegóricas damas.

El studiolo de Urbino no está completo, algunas pinturas están en el Louvre, pero conserva la taracea y algunos cuadros originales. No ocurre lo mismo en Gubbio: no queda nada de la decoración de la estancia primitiva; la taracea se encuentra en Nueva York y algunas pinturas en Londres. De la Aritmética y de la Geometría no se sabe nada, la Astronomía estuvo en Berlín y tras la guerra desapareció su pista. Las pinturas de los dos studiolos fueron obra de Justo de Gante y de Pedro Berruguete. Las taraceas se atribuyen a los Maiano.

Hace pocos años se tomo la decisión de reproducir el studiolo de Gubbio. La taracea fue trabajo de años y es gran calidad, mientras que las pintura solo quieren reflejar el ambiente sin pretensiones. Creo que ha sido un acierto: nos acercamos a Gubbio solo para ver el espacio y las reproducciones facilitaron la ensoñación.

Aparte del Palacio Ducal, en Gubbio destaca la majestuosa estructura medieval del Palazzo dei Consoli.

Anuncios

“Letohrádek hvězda” en Praga

Posted in Arquitectura, Chequia, Palacio on 19 abril 2018 by angelrequena

El palacio de verano (letohrádek), que Fernando II de Austria mandara construir en 1555 como gobernador de Bohemia, es una de las obras más significativas de la cultura renacentista aplicada a la arquitectura: tiene forma de estrella hexagonal, dos triángulos equiláteros ensamblados.

Fernando II, archiduque de Austria, contemporáneo y primo de Felipe II, fue uno de los personajes que mejor encarna el coleccionismo y mecenazgo renacentista. Los dos primos, Felipe y Fernando, se encargaron de impulsar la formación del futuro emperador Rodolfo II, quien haría de Praga la capital imperial y acogería en un ambiente de tolerancia a figuras tan notables como Brahe, Kepler o Bruno.

La estrella (hvězda) alberga en la actualidad un museo de la literatura nacional checa que solo abre de mayo a octubre. El gran parque donde está enclavado el interesante edificio está abierto todo el año y se encuentra muy cerca de la estación de metro Petriny.

Del interior se han restaurado los estucos mitológicos, con los mitos astrales grecorromanos, propios de una cultura que se debate entre la ciencia y las leyendas.

Tras dejar Praga, Fernando fundó en su Palacio de Ambras en Innsbruck una de las mayores colecciones del renacimiento, la Cámara de Artes y Curiosidades, que después fue donada a  Rodolfo II.

Resulta curioso que un edificio en forma de estrella hexagonal se construyera en el mismo lugar que Kepler escribiera medio siglo más tarde su delicioso ensayo sobre el copo de nieve de seis ángulos, anticipando la cristalografía y formulando la conjetura del empaquetamiento óptimo de las esferas.

Alegorías matemáticas en la Villa Médici de Roma

Posted in Iconología de las artes liberales, Palacio, Pintura, Roma on 2 abril 2018 by angelrequena

Vivir cerca del Museo del Prado y tener carné de estudiante con acceso gratuito nos ha hecho pasar innumerables tardes de consuelo en la pinacoteca. El Prado fue el lugar de ensoñación y sosiego juvenil desde que el admirable profesor de arte del antiguo bachillerato nos hiciera leer las Tres horas en el museo del Prado de Eugenio d´Ors. Si en caso de incendio d´Ors salvaba el Transito de la Virgen de Il Mantenga, nosotros salvábamos una de los Jardines de la Villa Médici de Velázquez (¡los cuadros de gran tamaño no pueden cargarse en caso de peligro!). La Villa Médici de Roma fue, pues, un lugar reverenciado para algunos.

La Villa Médici es un bello palacio con jardín en la colina del Pincio (inmediato a la Plaza de España) que fue adquirido, terminado y decorado bajo el mecenazgo del cardenal Fernando I de Médici (1549 – 1609) hijo de Cosme I. Desde Napoleón es la sede romana de la Academía de Francia. En la decoración no pueden faltar las artes matemáticas como corresponde a su época.

Las estancias privadas de Fernando están formadas por tres salones contiguos, nos detenemos en el central donde destaca el fresco con una alegoría de Minerva, diosa de las artes y de la guerra, en la que los Médici se ven reflejados: fuerza y mecenazgo de las ciencias y las artes, incluyendo las mecánicas.

A la derecha de Minerva vemos la esfera armilar y un cuadrante astronómico. Resaltando el mensaje alegórico de la diosa, el taller de Jacopo Zucchi pintó también las alegorías de la Astronomía (erote con cuadrante), Aritmética (tablilla) y Geometría (tablilla con polígonos),

Los Médici fueron una familia enriquecida por el comercio y su escudo nos destaca ese carácter mercantil que lleva asociada la contabilidad: sus bolas son las cuentas del ábaco medieval.

La Geometría en la Villa Medicea de Buti

Posted in Iconología de las artes liberales, Italia, Palacio, Pintura on 1 marzo 2018 by angelrequena

Una antigua fortaleza, una residencia campestre de los Médici, un palacio señorial del setecientos, una residencia cuidada con cariño y sano orgullo  por sus actuales moradores: todo eso es la Villa Medicea de Buti.

Cercana a Pisa, Buti es una pequeña población en la falda de una montaña recorrida por torrentes que la penetran. La Cartuja de Calci mira al mar mientras que al otro lado, Buti se orienta hacia Florencia. No extraña que los Médici pusieran los ojos en un lugar tan atractivo.

Los frescos que decoran la Villa fueron obra del pintor florentino Pietro Giarrè (+1791). Nos interesan los dedicados a las Artes Liberales y Mecánicas que se localizan en el actual dormitorio principal. Se trata de grisallas sobre fondo rosáceo. La Pintura, la Arquitectura, la Escultura se ven acompañadas por la Geometría y quizá por la Aritmética o la Gramática con un libro.

La Villa está habitada pero se conciertan visitas. Las jóvenes que amablemente enseñan la mansión recuerdan con admiración a su nona, la que adquirió y preservo una casona con tanta historia.

La Geometría porta un compás y un pergamino extendido con dibujos arquitectónicos.

Instrumentación matemática en el Palacio Brera de Milán

Posted in Instrumentos, Italia, Museos, Palacio on 5 febrero 2018 by angelrequena

El Palacio Brera es conocido por los turistas por su pinacoteca pero ahora nos fijamos en su valor como centro de investigación vinculado en sus orígenes al Collegio di Brera de los jesuitas, hasta su expulsión, y después como Observatorio.

El gran edificio barroco es un lugar muy animado donde estudiantes y visitantes se mezclan en su gran patio porticado. La estatua de  Bonaventura Cavalieri, el jesuita matemático precursor del cálculo infinitesimal con sus indivisibles nos espera a la derecha.

Un elemento, menos matemático pero obligado de destacar, es la estatua de Cesare Beccaria, el jurista ilustrado que nos dejó uno de los documentos más sobrecogedores de la humanidad: Los delitos y las penas (1764).

Subiendo las escaleras nos podemos adentrar en la exposición de instrumentos matemáticos históricos, un conjunto importante de objetos de observación y estudio desde el siglo XVII hasta el XX: armilares, telescopios, meridianas, calculadoras, relojes, sextantes, cámaras de vacío,…

No se puede salir del edificio sin echar un vistazo a la biblioteca.

Alegoría de la Astronomía en el Capitolio de Toulouse

Posted in Francia, Iconología de las artes liberales, Palacio, Pintura on 29 enero 2018 by angelrequena

La abovedada Galería de los Ilustres, la sala noble del edificio del Capitolio, está decorada con lujosas pinturas murales de finales del siglo XIX. En la sección de entrada se representan las artes y justo encima de la puerta nos encontramos con una esplendida alegoría femenina de la Astronomía geométrica.

Los frescos están firmados en 1894 por E. Debat-Ponsan. Un globo celeste y un telescopio de bronce sirven de referencia a una dinámica dama que mide los cielos con un compás abierto.

Así, Pierre Fermat se ve acompañado por una estudiosa de los movimientos celestes.

En el centro de la Plaza del Capitolio se ha decorado con otro motivo astronómico: un gran zodiaco que forma una cruz griega.

“Porta Virtutis” de Zuccari en Urbino

Posted in Iconología de las artes liberales, Italia, Palacio, Pintura on 4 enero 2018 by angelrequena

La puerta sapiencial en taracea del Palacio Ducal de Urbino va acompañada por otra puerta alegórica: Porta Virtutis (1581), pintura cargada de mensajes de Federico Zuccari.

La Galleria Nazionale delle Marche muestra con esta pintura manierista las inquietudes del final del Renacimiento: arte, virtud y ciencia matemática.

Vemos a Minerva guardando la entrada al mundo de la virtud que está separado del mundo de los vicios representado por seres más bestiales que humanos. Un gran arco votivo divide los dos mundos. Dentro hay inventiva, inteligencia, diseño, decoro, colorido… mientras que fuera proliferan la envidia, los vicios y la brutalidad.

Abajo a nuestra izquierda, un ser se está preparando para librarse de la bestialidad con una escuadra y un compás en la mano, una tablilla sujeta por una mujer (¿alegoría de la aritmética?) y unos pinceles en el suelo. Los rasgos van siendo cada vez más humanos.

A ambos lados de la entrada, y parcialmente ocultas, se vislumbran dos alegorías de la Inteligencia cuyos  atributos son la escuadra, el compás y la esfera armilar: los de la geometría. La escena recuerda la entrada de la Academia de Atenas: no entre quien no sepa geometría.